Lesiones de rodilla, los mejores consejos para prevenirlas

prevenir lesiones de rodilla

Realizar ejercicio físico o llevar a cabo alguna práctica deportiva es beneficioso para nuestro cuerpo y además saludable. Sin embargo el exceso de estas actividades o las malas posturas adoptadas a lo largo del tiempo pueden provocar lesiones que si no las tratamos a tiempo seguramente te den la lata de por vida. En España las lesiones de rodilla son la causa principal por la que acudimos al especialista. Hay que tener en cuenta que estas articulaciones son muy importantes pero que a la vez pueden sufrir  demasiado. Para que no te lesiones las rodillas a la primera de cambio hoy vamos a darte algunos consejos que te serán muy útiles.

Lesiones de rodilla evitadas controlando tu peso

Aunque las lesiones en las rodillas pueden causarse por múltiples causas, sin duda una de las más frecuentes es la obesidad. Debes controlar muy bien tu peso si no quieres que a la larga te juegue malas pasadas. A pesar de lo que te diga la báscula, la presión que se ejerce sobre estas articulaciones es mucho mayor. Los estudios han revelado que un kilo de peso en nuestro cuerpo equivale a una presión en las rodillas de 5 kilos aproximadamente. Si sufrimos sobrepeso estas articulaciones van a verse afectadas y tú muy pronto notarás cómo caminar o correr no te va a resultar tan fácil. En el momento que te encuentres en esta situación intenta bajar de peso rápidamente y así la presión sobre las rodillas disminuirá aliviando estas molestias.

El deporte es sano, pero toma precauciones

Como te hemos comentado, practicar deporte es una actividad muy beneficiosa para nuestro cuerpo, pero tienes que recordar que con las rodillas realizamos la mayor parte de los ejercicios físicos. Por eso estas articulaciones sufren bastante. Si no quieres lesionarte es recomendable que antes de llevar a cabo cualquier práctica deportiva realices un buen calentamiento, sobre todo trabajar muy bien sobre las rodillas. Además, cuando acabes tu actividad estira todo tu cuerpo.

Si estas medidas preventivas no han sido del todo satisfactorias y notas que tus rodillas siguen sufriendo, plantéate cambiar de deporte. Intenta no practicar aquellos en los que tengas que forzar demasiado estas articulaciones. Los expertos aconsejan en estos casos la natación, dado que es muy buena, así como caminar diariamente una hora. Aún así, no olvides utilizar los protectores adecuados si lo necesitas, ya que existen muchas rodilleras terapéuticas que alivian esa sensación de malestar.

Come bien

Antes hablábamos del peso, algo en lo cual influye mucho lo que comemos. Pero queremos hacer especial hincapié en la comida porque no solo nos afecta en si engordamos o adelgazamos. Tener una alimentación sana y equilibrada con una buena ingesta de alimentos ricos en calcio y Omega 3 evitará que suframos daños en estas articulaciones. También se recomiendan alimentos con vitaminas A, C y D. Por otro lado, siempre hay que hidratar bien el cuerpo. No olvides beber una gran cantidad de agua de forma diaria, al menos un litro.

masaje de rodilla

El calzado, una prenda muy importante

En muchas de las actividades físicas que realizamos trabajamos con el tren inferior de nuestro cuerpo. En este sentido la pisada es muy importante, pero más aún el calzado que elijamos. Correr o caminar con unos zapatos viejos o que tengan la suela desgastada puede ser perjudicial para nuestras rodillas. También debes escoger muy bien el calzado que usas en tu día a día. Las mujeres principalmente, puesto que solemos utilizar zapatos de tacón bastante altos y esto provoca serias lesiones. Un tacón más bajo o un calzado algo más plano serán más sanos y seguros.

Tonifica tu cuerpo

Además de cuidar tus huesos y articulaciones una buena forma de combatir las lesiones de rodillas es tonificando el cuerpo. Los músculos son grandes aliados en este sentido, así que planifica un cuadro de entrenamiento para fortalecer la musculatura. Ganar masa muscular es muy sencillo y para eso lo mejor es realizar deportes como la natación o el ciclismo. Eso sí, hay que tener en cuenta que las rodillas sufren con cualquier actividad de este tipo, por lo que intenta realizar ejercicios en los que no tengas que trabajar demasiado con ellas. Evita las carreras o los saltos.

Visita al especialista

En el caso de que hayas llevado seguido estos consejos pero sigas notando molestias en las rodillas, no tardes en acudir a tu médico. Quizá tengas una lesión que haya que tratar de forma específica o en algunos casos puedes tener molestias que desaparecerán con los medicamentos adecuados. En cualquier caso, es el especialista el que debe decidir qué cuidados necesitas. Nunca debes olvidar que las rodillas son las articulaciones que mayor movimiento realizan. En ellas se sustenta nuestro cuerpo, así que debemos cuidarlas para que en un futuro no suframos lesiones de rodilla. Toma nota de los consejos que te hemos dado y mantén tus rodillas siempre jóvenes.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz