Lesiones en los corredores: tendinitis y tendenosis

Lesiones en los corredores: tendinitis y tendenosis 1

Entre las lesiones más frecuentes en los corredores o en los deportistas en general, las tendinitis están en primer lugar. Se trata de una lesión muy molesta y que puede perdurar si no se trata rápidamente. Pero también puede tratarse de una tendinosis, que no es lo mismo, y que suelen confundirse una con otra.

Los tendones

Vale recordar que los tendones son los tejidos conectivos fibrosos que unen los músculos, están compuestos en su mayor parte por colágeno y se caracterizan por ser flexibles y elásticos, lo que permite la movilidad de las articulaciones.

La cantidad de fuerza que los músculos pueden generar es transferida a los huesos a través de los tendones, por lo que juegan un rol esencial para los corredores, ya que almacenan y liberan energía elástica que es utilizada para propulsar el cuerpo hacia delante.

Los tendones tienen muy poco suministro de sangre de forma directa y obtienen la mayor cantidad de sus nutrientes a través del líquido sinovial.

La tendinitis

La tendinitis se produce por la inflamación del tendón como resultado de pequeños daños que se producen cuando la unidad musculotendinosa está sumamente sobrecargada con una tensión que es demasiado fuerte y/o repentina.

No obstante, también existen pruebas de que en la mayoría de las tendinitis no existiría proceso inflamatorio, es decir que, lo que muchas veces es diagnosticado como tendinitis, usualmente es tendinosis, una patología diferente.

Así, en un estudio (Aström y Rausing) realizado en personas con patologías en el tendón de Aquiles, se detectó la inexistencia de señales de inflamación en el tendón, pero sí rastros de degeneración (tendinosis) en la mayoría de los casos.

La tendinosis

Entonces, la tendinosis se produce por la degeneración del colágeno del tendón en respuesta a una sobrecarga crónica que le impide al tendón descansar y sanar como corresponde.

Esta degeneración produce la pérdida de la fuerza del tendón y el aumento de su volumen, lo que puede llevar a una inflamación (tendinitis), que no se da siempre.

En virtud de ello, algunos profesionales prefieren referirse a ellas como de tendinopatías, un término que podría incluir ambas “fases” de una larga lesión, la tendinosis y la tendinitis.

La regeneración del tendón, es un proceso que lleva más tiempo (entre 6 a 10 semanas) que el tratamiento de la inflamación (un máximo de 2 semanas).

Para determinar el tipo de tendinopatía el diagnóstico por imágenes mediante resonancia magnética y ultrasonido son dos técnicas efectivas; pero que muchos médicos prefieren evitar.

¿Cuál es la importancia?

No se trata solo de distintos nombres, sino de diferentes patologías, cuyo tratamiento también difiere. En cuanto al tratamiento, una de las mayores diferencias es que en una tendinitis el objetivo del tratamiento es bajar la inflamación, una condición que no está presente en una tendinosis (hay degeneración del tendón pero no inflamación).

El mayor problema es que algunos de los tratamientos utilizados para reducir la inflamación en una tendinitis, son contraindicados en una tendinosis.

Así, los antiinflamatorios no esteroides (AINE´s), como el ibuprofeno o el diclofenac, no son indicados y están contraindicados, ya que pueden afectar la reparación de los tendones. Es decir, pueden ayudarte a reducir el dolor, pero no solucionan el problema de la degeneración del tendón.

Al igual que los antiinflamatorios no esteroides, las inyecciones con corticoides también son perjudiciales en la rehabilitación de un tendón dañado.

Sin embargo, en ambas condiciones, la aplicación de hielo puede ser una medida de ayuda que puede contribuir a la recuperación; en la tendinitis puede ayudar a reducir la inflamación y en la tendinosis a aumentar el flujo sanguíneo en la zona.

En cualquier caso, ante cualquier molestia, habrá que consultar con un médico para conocer el diagnóstico y hacer el tratamiento adecuado.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz