¿Leche de vaca?

Leche

El consumo de leche de vaca está ampliamente difundido en el mundo occidental, y desde hace varias décadas. En un principio, considerada apropiada para el ser humano y con una fuerte campaña de difusión, hoy en día su ingesta es casi incuestionada y su industria se ha posicionado como una de las que más millones mueve. Pero, ¿es realmente saludable?

En la actualidad, hay quienes siguen defendiéndola y, por el contrario, quienes se oponen. Más allá de cuestiones éticas, ¿es apropiada para el consumo humano? Si ya somos adultos, y no tomamos leche de gato ni de nutria, ¿por qué sí de vaca? Te dejamos a continuación muchas de las objeciones que se le hacen.

Veamos algunas:

*La leche de vaca dificultaría la absorción de hierro, sobre todo en los más pequeños.

La Academia Nacional de Pediatría de los Estados Unidos publicó ya hace varios años, en 1993, un informe en el que indicaba que los niños de menos de 18 meses no deberían ingerir leche de vaca, ya que no facilitaría la absorción del hierro. Además, contribuiría a la carencia de vitamina E y de ácidos grasos esenciales.

*Caseína

La caseína, una de las proteínas base de la leche, aumentaría el riesgo de inflamación en los tejidos blandos, esto es, en las cavidades nasales, los senos paranasales y en la garganta, lo que llevaría a más cuadros inflamatorios en las vías respiratorias altas.

*¿Antibióticos?

Otro de los cuestionamientos tiene que ver con la explotación de las vacas y el abuso de los antibióticos que sobre estos animales que tiene para hacerlas producir más y más, sin descanso. Las vacas hoy en día sufren de mastitis y de otras infecciones, para lo cual se utiliza antibióticos. Esto podría provocar en el ser humano cierta resistencia a ellos, lo que haría que su eficiencia se reduciría, llegado el caso de infección.

*Hormonas

Estudios han encontrado hasta casi 60 tipos distintos de hormonas sintéticas (esteroidas, adrenales y sexuales) que podrían desequilibrar el organismo y llevar a problemas de índole degenerativa.

*Grasas y colesterol

La leche de vaca está naturalmente diseñada para un bovino, y no para un individuo humano, de aquí que algunos de sus componentes no sean del todo tolerados por el organismo. Además, contiene cantidades excesivas de grasas y colesterol (no por nada existen las versiones desnatadas o reducidas en grasas).

*Alergias

Se ha vinculado el consumo de leche con mayor riesgo de sensibilidades y alergias. Además, se la ha asociado con mayor mucosidad, debido a la caseína, que produce en el organismo humano histamina.

*Cáncer

También se la relacionado con un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer: de próstata en los hombres, y de ovario en las mujeres, en especial, en las personas con un elevado consumo de leche.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz