Leche de burra, consejos de belleza para la piel

Leche de burra

La leche de burra no suena habitualmente como uno de los principales remedios que utilizamos para potenciar nuestra belleza. Es una realidad, pero también algo que poco a poco se está comenzando a extender en el mundo. Lo vemos como un recurso natural cada vez más utilizado entre los coreanos, que lo han convertido en un estándar dentro de sus nuevas tendencias para cuidar la piel. Es por ello que también está comenzando a conquistar al público occidental, que ve en este tipo de leche una buena oportunidad a la hora de potenciar sus niveles de belleza. Hoy veremos los beneficios que tiene el producto y las aplicaciones que podemos hacer con él.

Leche de burra, el origen de todo

Los inicios del aprovechamiento de este producto natural se remontan a mucho, mucho tiempo atrás. La historia cuenta que fue Cleopatra quien lo comenzó a utilizar en su tiempo como la mismísima reina de Egipto. Por todos era conocida la belleza de la que hacía gala esta mujer, que conseguía deslumbrar a todas las personas que la veían gracias a la forma en la que se cuidaba meticulosamente. Entre los procesos de belleza que seguía a diario destacaba el del baño en leche de burra, para lo cual requería que un total de 700 burras trabajaran para proporcionar la leche necesaria a la hora de llenar el lugar donde se bañaba. Cada día repetía el proceso y eso ayudaba a que se mantuviera joven y bella como pocas otras mujeres de la historia.

El aprovechamiento que hacía Cleopatra de esta leche también se trasladó a tiempos posteriores, aunque no se registró ningún otro caso similar en el que llegase a tener tanta importancia. Y aunque no es aplicable al tema que nos interesa en esta ocasión: la belleza, hay que decir que este tipo de leche también se puede consumir como sustitutivo de la leche tradicional de vaca. Es más, muchos profesionales la recomiendan debido a que no produce las mismas reacciones alérgicas.

¿Por qué es beneficiosa?

Cuando pensamos en la leche que procede de la burra quizá nos viene a la cabeza una imagen muy distinta a la real. Se trata de leche, sin más, nada distinto ni raro. Aunque en nuestra cultura no exista costumbre de beberse esta leche los expertos en alimentación la recomiendan en gran medida, dado que se trata oficialmente de la leche de mamífero que más parecido tiene con la del humano si hablamos de una composición bioquímica. Es decir, no hay tanta diferencia entre la leche de la burra y la que producen las mujeres cuando están alimentando a sus bebés después de dar a luz. Esto significa que esta leche, que también puede ser de asno, incorpora una gran cantidad de componentes positivos, como caseína, albúmina, lactosa, agua, sal y grasas.

Consejos de belleza

Lo que también recibimos en nuestro organismo cada vez que bebemos la leche de este animal es una gran cantidad de vitaminas, incluyendo sobre todo una notable cantidad de vitamina C. Y todos sabemos que esta vitamina es la responsable de introducir en nuestro sistemas los beneficios antiedad. Por otro lado, hay otras vitaminas que también están representadas, incluyendo entre ellas la D, la E, la A o la B1 y B2. Que podamos aportar esta gran cantidad de energía vitamínica a nuestro organismo solo utilizando esta leche es una ventaja que nuestro cuerpo agradecerá. Y no hay que dejar de lado que la composición también nos transmite calcio, magnesio, sodio, fósforo, hierro, cinc, inmunoglobulina y glicerol, entre otras cosas.

Aplicado a la belleza

Podéis ver que todo esto aplicado a la belleza puede ser una bomba de elementos positivos que nos haga encontrarnos mucho mejor. Para el organismo es muy positivo que bebamos esta leche y para nuestra piel ocurre lo mismo de forma paralela. Si lo consideramos como un tratamiento antiedad tendremos un remedio casi ideal que nos llevará a que nuestra piel se encuentre siempre fantástica, llena de vida y muy saludable. También dispone de propiedades dirigidas a regenerar la piel y a potenciar la salud de la misma en términos globales.

Entre sus propiedades principales destaca un gran efecto para combatir las arrugas y eliminarlas, ayudando además a que dejen de salir y que la cara se encuentre más sana. El efecto también se aplica al cuello y al resto de la piel, mientras que su aporte también es elemental para eliminar las marcas de expresión que se van quedando en nuestro rostro a medida que pasa el tiempo. En parte lo consigue debido a que esta leche actúa como un hidratante de gran efectividad y como un tensor que sabe cómo aportar a cada parte del cuerpo aquello que necesita para que la piel se encuentre joven y flexible. Por otro lado, no hay que dejar de lado que la leche de burra es muy recomendable para aquellas personas que tienen problemas de alergia con otras leches de similares características.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz