Las semillas, una de las olvidadas en la alimentación

semillas

Las semillas son una opción casi desconocida, y muchas veces olvidada, por la mayoría de las personas, sin embargo, constituyen una fuente nutritiva de gran importancia, con propiedades y beneficios sobre la salud que vale conocer y tener en cuenta.

Muchos chefs las suman a sus platillos como decoración, o también pueden encontrarse en panecillos y confituras, no obstante, son mucho más que un simple ornamento.

Te proponemos en Vitadelia aprender un poco más sobre las semillas, que van más allá de las más conocidas, las pipas de girasol, y abarcan variedades diversas como las de lino, de sésamo, de chía, o incluso de calabaza, entre otras quizá menos conocidas como las de quinoa o amaranto, pero con nutrientes destacables.

Vale hacer dos aclaraciones antes de compartir algunas de las variedades: en principio, se recomienda consumir la semilla fresca y machacada en el momento (no comprarla ya en polvo) ya que así nos aseguramos un mayor porcentaje de nutrientes, y también hay quienes aconsejan activarlas, es decir, dejarlas en remojo durante unas horas previamente (aunque esto dependerá del tipo de semilla).

Semillas de lino o linaza

Se trata de una de las semillas comestibles más conocidas, y son populares para mejorar en casos de estreñimiento, gracias a su aporte significativo de fibra soluble. Además, al consumo regular de estas semillas se lo relaciona con una reducción de las enfermedades cardiovasculares, por su justa combinación de pectina y mucílagos (fibra soluble) y ácidos grasos Omega 3 (sobre todo, el ácido alfa-linolénico).

Por ello, estas semillas se convierten en una buena herramienta para bajar el colesterol y reducir el riesgo de trastorno cardíaco, en especial, en personas que puedan tener antecedentes familiares de dislipemias, como una vía natural de prevención.

Semillas de sésamo

En este caso, conviene optar por las semillas de sésamo integrales, y se encuentran también entre las más consumidas. Comparten con las anteriores tanto el ser beneficiosas para regular el tránsito intestinal como para controlar el colesterol en sangre.

Sin embargo, habrá que prestar atención si nunca se ha consumido, porque es una de las semillas que más alergias despierta.

Destaca su contenido de proteínas (aporta 15 aminoácidos esenciales, por lo que es muy buena fuente proteica vegetal), de vitaminas E, F y algunas del grupo B, así como minerales como el hierro, calcio, magnesio, cobre, sílice y zinc.

Las semillas de sésamo, además de formar parte tradicional de los panes para hamburguesas, también se incluye en cantidad de alimentos procesados, por lo que, en caso de tener alergia, habrá que consultar siempre las etiquetas o preguntar al ir a comer a algún lado. También existe el aceite de sésamo, una opción muy versátil que es ideal para dar gusto a las comidas.

Otros de sus derivados son el tahini, una pasta elaborada a partir de las semillas machadas, o el gomasio, que se obtiene también de triturar estas semillas y mezcladas con sal marina, ideal para sazonar y dar gusto a ensaladas o platos varios.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz