Las mujeres sienten el dolor crónico más intensamente que los hombres

Las mujeres sufren el dolor crónico de forma más intensa, más prolongada en el tiempo y con mayor frecuencia, en comparación con los hombres, según aseguraron expertos reunidos en la 118 Convención Anual de la Asociación Americana de Psicología (APA), que se está llevando a cabo en San Diego, Estados Unidos.

“El dolor crónico afecta a una mayor proporción de mujeres que de hombres en todo el mundo, de hecho, se ha comprobado que enfermedades que implican este tipo de dolor como la fibromialgia, el síndrome de colon irritable, la artritis reumatoide y las migrañas son más prevalentes entre el género femenino“, dijo al respecto la especialista del Centro de Medicina Conductual de Atlanta (Estados Unidos) Jennifer Kelly.

Según explicaron los psicólogos, el dolor se vuelve crónico cuando dura por más de seis meses y la mayoría de los tratamientos médicos que se han probado sin grandes resultados.

Los expertos también han coincidido, y en base a la evidencia acumulada, que las féminas también son más proclives a sufrir varios dolores simultáneos, lo que puede desencadenar en mayor “ansiedad psicológica y a una probabilidad más alta de discapacidad”.

De acuerdo a lo apuntado por Kelly, las hormonas podrían ser las responsables de esta diferencia entre los sexos. Los estrógenos, explicó, juegan un papel fundamental en ciertos trastornos como las migrañas.

Así también, hay diferencias entre las mujeres y hombres con respecto al tratamiento del dolor: mientras las primeras suelen sufrir más efectos secundarios ante los analgésicos, los hombres responden mejor a los opiáceos,

“Las diferencias genéticas y hormonales podrían ser la razón de estas diferencias, aunque cada vez está más claro que los factores sociales y psicológicos también son importantes en este punto”, especificó la investigadora estadounidense.

Finalmente, la especialista indicó que “las mujeres tienden a enfocar el dolor en su vertiente emocional, mientras que los hombres se centran más en las sensaciones físicas que experimentan“. “Al concentrarse más en las emociones que les generan el dolor, el resultado es más dolor, probablemente porque las emociones asociadas al dolor son negativas”, explicó.

Por ello, Kelly propuso a sus pacientes que utilicen estrategias de control cognitivo: “Si la mujer puede ver que el dolor es algo que puede ser manejado y puede trabajar para aplacarlo, podrá generar cambios positivos en su vida que mejoren su vida diaria”, finalizó la especialista.

Fuente Europapress

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz