Las grasas y los alimentos más grasos

La alimentación media occidental suele ser desequilibrada y perjudicial para la salud, en la mayoría de los casos, se consumen mucho más grasas de las necesarias (y grasas saturadas, colesterol, etc.).

En principio, vale recordar que hay distintos tipos de grasas

, y unas son mucho más dañinas que las otras. Y, de manera general, la recomendación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA) es de que de las calorías diarias consumidas, no menos del 20 por ciento ni más del 35 por ciento debe provenir de las grasas.

No obstante, y como se señaló, no todas las grasas son iguales: el consumo de grasas saturadas y grasas trans deberá ser el más  bajo posible, ya que está íntimamente ligado al riesgo de enfermedades cardiovasculares, mientras que, por el contrario, las poliinsaturadas y las monosaturadas, que pueden considerarse las “buenas” ya que ayudan a reducir el colesterol LDL y la probabilidad de sufrir algún evento coronario, deberían ser las principales.

Por ello, es esencial conocer cuáles son los alimentos grasos cuyo consumo se debe reducir o, en el mejor de los casos, suprimir.

Si bien la grasa, como nutriente, es necesaria, deberá ser ingerida en cantidad y calidad apropiadas. El papel de las grasas en el organismo no es menor: participa en el proceso que va desde la obtención de energía hasta el aislamiento y protección de los órganos, además, forma parte de las membranas celulares, las hormonas y otras sustancias.

*Los aceite vegetales, por caso, son en un 99 por ciento de su composición grasas. Suelen estar compuestos por grasas repartidas, en especial, ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. De todas la variedades posibles (mezcla, maíz, girasol, etc.) se aconseja el consumo de aceite de oliva virgen -aporta buena calidad de lípicos y polifenoles, entre otros compuestos benéficos-.

*Otros alimentos ricos en grasas con las salsas elaboradas con aceites vegetales (mayonesa, alioli), que pueden llegar a tener hasta un 85 por ciento de grasas en su composición.

*La mantequilla: alimento graso si los hay, y no de los más saludables. Contiene cerca del 80 por ciento de lípidos, de los cuales más de la mitad son saturados. Además, cada 100 gramos aporta 250 mg de colesterol, un porcentaje muy elevado. De aquí que la mantequilla se encuentre entre los alimentos con mayor nivel de colesterol (después de las vísceras y los huevos).

*En cuanto a la margarina, si bien es de origen vegetal (y no animal, como la anterior) también es alta en grasas. La ventaja es que ya no son saturadas ni aportan colesterol, pero su consumo debe ser también moderado ya que se trata de grasas trans (derivadas del proceso de hidrogenación que sufren los aceites vegetales con el fin de convertirlos en grasas sólidas para untar) y que también implican riesgo para la salud.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz