Las consecuencias de no ir a orinar ni bien se sienten ganas

Las consecuencias de no ir a orinar ni bien se sienten ganas 1

El aguantar las ganas de orinar puede ser algo que, si se hace costumbre, tendrá sus consecuencias indeseadas. En este post de Vitadelia te contamos cuáles son algunas de estas posibles consecuencias.

Infecciones

El riesgo de sufrir infecciones urinarias aumenta con este mal hábito: la orina incluye las sustancias de desecho del organismo, aquellas que los riñones se han encargado de filtrar, y el aguantar las ganas de ir al baño hace que permanezcan en contacto con la vejiga y el tracto urinario por más tiempo, y de manera totalmente innecesaria.

Además, no hay que olvidar que al ir a orinar se eliminan también las bacterias que pueden estar presentes en la uretra, evitando así que migren a otras zonas donde puedan ocasionar infecciones, con la temida cistitis como la más frecuente.

Agrandamiento de la vejiga

Normalmente, la vejiga admite entre 150 y 220 ml de líquido (depende, claro está, de cada persona). Es en estas medidas cuando se activan unos receptores que avisan a nuestro cerebro de que ya es momento de evacuarla. Entonces, el cerebro activa la sensación de dolor y molestia para que lo hagamos, para que vayamos de inmediato al baño y la vaciemos.

¿Qué ocurre si no lo hacemos? Si esto se hace hábito (mal hábito), con el tiempo podremos agrandarla, lo que es algo peligroso y no habrá que subestimar.

Cálculos en los riñones

Pocas dolencias son tan terribles como un cólico en los riñones: si bien hay persona con mayor predisposición que otras, el simple hecho de retener la orina en la vejiga puede aumentar este riesgo.

Si eres de quienes aguanta con su vejiga llena hasta el momento de llegar a casa, debes saber que, además de sufrir infecciones, estarás provocando que en tus riñones empiecen a instalarse pequeños cristalitos, generalmente originados por el calcio, el fosfato, el amonio y el magnesio. Son residuos que se instalan con mucha facilidad en los riñones, y que con algo de tiempo pueden pasar de ser simples cristales a piedras que, al eliminarlas, ocasionan un gran dolor y sufrimiento.

Reflujo vesico-uretral

El reflujo vesico-uretral es un problema bastante grave que debes conocer y que también puede aparecer debido al incorrecto hábito de aguantar las ganas de ir al baño. Esta dolencia se produce cuando la orina, en lugar de ser expulsada al exterior después de estar un tiempo almacenada en la vejiga, regresa a la uretra y los riñones, ocasionando infecciones muy graves.

Generalmente el reflujo vesico-uretral tiene diversas fases que van desde la I a la V, según la intensidad, siendo la primera fase la más leve, ahí donde la orina solo llega a alcanzar al uréter. No obstante, en el momento en que el reflujo o la orina llega casi cada día hasta el riñón, ya estaríamos en la fase V. Es algo grave que debemos valorar porque, además de infecciones, también podríamos sufrir lesiones en la zona de los riñones. ¡No dejes de tenerlo en cuenta!

 Malestar y cansancio

Aguantar las ganas de orinar no es algo menor: si tu cuerpo manda la señal, es porque lo necesita. Al final, el cerebro dejará de avisar y podrán llegar las consecuencias: sentirás el vientre hinchado, podrás sentir escalofríos y hasta dolor pélvico.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz