Las cabinas de bronceado también causarían adicción en jóvenes estadounidenses

Más allá de las repetidas recomendaciones y advertencias con respecto a las cabinas de bronceado, mucha gente no toma conciencia en este sentido, y en especial, los jóvenes que ante la creencia de que estar con color en la piel es “in” o mejor que tener la tonalidad natural de cada uno.

De hecho, según un artículo publicado en “Archives of Dermatology“, muchas personas que no pueden dejar de visitar este tipo de cabinas de rayos UVA cumplen criterios establecidos por los cuales podrían llegar a ser llamados “adictos”.

Y aquí surgiría un nuevo tipo de adicción que, aunque no incorporado dentro de los manuales de diagnóstico tradicionales, es una realidad de nuestros días. Según este trabajo, estas personas son más propensas a sufrir síntomas de ansiedad y a recurrir también a otras sustancias como la marihuana.

Un total de 229 estudiantes de los Estados Unidos respondieron a una serie de preguntas que buscaban averiguar sobre los hábitos de estos jóvenes y su “necesidad” por usar cabinas de bronceado, entre otros ítems.

Tras analizar los datos, los investigadores norteamericanos encontraron que un 69 por ciento de los sondeados cumplían con los criterios de una persona con adicción.

Según explicó el experto en esta problemática y director del proyecto Psicohealth, José Antonio Molina, los sujetos con este tipo de conductas “pierden el control de su voluntad, aún teniendo consecuencias negativas en su vida, continúan repitiendo la conducta; y desarrollan tolerancia, es decir, necesitan más dosis para conseguir los mismos efectos”.

Asimismo, estas personas también suelen presentar síndrome de abstinencia: “Cuando dejan de llevar a cabo la conducta adictiva, desarrollan síntomas negativos, de ansiedad y bajo estado anímico“, señaló el especialista.

De aquí se podría explicar otro de los puntos concluidos en esta investigación estadounidense, que las personas que se tornan “adictas” a las cabinas de bronceado también presentan “más síntomas de ansiedad“.

Aún más: los autores de este trabajo, Catherine Mosher y Sharon Danoff-Burg, explicaron que estos jóvenes que presentaban estas características de adicción, también habían consumido “más alcohol y marihuana durante el mes anterior” que aquellos que no las cumplían”.

El punto precisamente radica en que quienes ya presentan una adicción tienen más predisposición “a sufrir otro cuadro adictivo” como bien argumentó Molina.

Este estudio se efectuó de forma conjunta entre especialistas del Memorial Sloan-Kettering Center y la Universidad de Albany, de Nueva York.

“Si futuros estudios confirman estas asociaciones, significaría que el tratamiento de un perfil adictivo podría ser un primer paso para reducir el riesgo de cáncer de piel entre quienes se broncean de forma frecuente en las cabinas de rayos UVA”, se concluyó en el artículo.

Vía ElMundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz