Las bebidas azucaradas aumentarían también el riesgo cardiovascular

Una vez más, las bebidas azucaradas en el centro de la escena: un estudio publicado en la revista especializada Circulation (publicación de la Asociación Americana del Corazón), este tipo de refrescos no sólo aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 sino también, al menos en el caso de los hombres, enfermedad cardiovascular en un 20 por ciento.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los Estados Unidos, y dentro de los factores de riesgo principales se incluye la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo, una mala alimentación y la diabetes. Este trabajo liderado por Frank B. Hu, profesor de Nutrición y Epidemiología en el Escuela de Salud Pública de Harvard (Boston), analizó el papel que desempeñan al respecto las bebidas azucaradas, algo poco estudiado hasta el momento.

Para ello, siguieron de cerca a 43.000 hombres durante unos 22 años que, al inicio del estudio, eran sanos. Cada año, de 1986 a 2008, se sometió a los participantes a una serie de encuestas para conocer sobre sus estilos de vida, así como a un análisis de sangre.

Medimos lípidos y proteínas diferentes en la sangre, que son indicadores de una posible enfermedad cardiaca. Así, investigamos la proteína C-reactiva (PCR), los lípidos dañinos llamados triglicéridos o los lípidos buenos como las lipoproteínas de alta densidad (HDL)“, comentó al respecto Hu.

Lo que descubrimos fue que, en comparación con los que no consumían este tipo de refrescos, aquellos que bebían 12 onzas (355 mililitros) de bebidas azucaradas al día -una lata y poco más- tenían mayores niveles de triglicéridos y PCR, mientras que se mantenían bajos niveles de HDL“, factores que se traducen en un mayor riesgo de sufrir un ACV (accidente cerebrovascular).

Durante las poco más de dos décadas que duró el seguimiento, se diagnosticaron unos 3.700 casos de problemas cardíacos. Los autores dijeron que estos resultados no significan que se deba eliminar totalmente las bebidas azucaradas, pero sí limitar su ingesta: “el consumo menos frecuente, como de un máximo de dos veces por semana, no aumenta estas probabilidades“, indicaron.

Finalmente, vale mencionar que esta relación no se registró en el caso de las bebidas endulzadas artificialmente (tipo Light). Los expertos destacaron asimismo que el crecimiento del riesgo se mantuvo incluso después de controlar otros factores de riesgo como fumar, inactividad física, consumo de alcohol y los antecedentes familiares de enfermedades del corazón.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz