Las bacterias más frecuentes en la cocina (I parte)

En la cocina, y en la casa en general, hay que ser muy cuidadosos con los gérmenes y demás patógenos que pueden ocasionar diversas infecciones y/o enfermedades. En una serie de posts en Vitadelia repasaremos las bacterias más comunes y algunos consejos para prevenirlas.

En los alimentos los patógenos más frecuentes son, precisamente, las bacterias, aunque no los únicos (también se pueden señalar a los virus, mohos y levaduras). La gran mayoría de los casos de intoxicaciones por alimentos el responsable es una manipulación inadecuada de los alimentos, falta de higiene o el no haber tomado los recaudos necesarios.

La intoxicación por bacterias, en específico, se da cuando estos microorganismos producen las toxinas y, éstas, al ser ingeridas por el ser humano, producen la enfermedad en el organismo.  Pues bien, dentro de las bacterias más frecuentes encontramos la Salmonella y la e. Coli.

La primera se puede encontrar, principalmente, en los huevos crudos y en todos sus derivados, así como en las aves y y alimentos mal cocinados que se dejan a temperatura ambiente varias horas.

Dentro de las prácticas de seguridad alimentaria se incluye el no lavar los huevos, ya que su cáscara es muy porosa y es muy probable que ingresen bacterias a su interior (la Salmonella se encuentra en su cáscara) ni utilizar los huevos que se hayan roto o que contengan restos de heces en su superficie.

Conservar huevos y demás alimentos derivados en refrigerador, en un ambiente adecuado para la no proliferación de las bacterias. Siempre que se esté haciendo algún platillo con huevo (por caso, una tortilla) lavar inmediatamente después los platos, tenedores u otros utensilios que se hayan empleado y que vayan a tener contacto con otros alimentos ya listos para consumirse.

Cocinar la carne en general (en especial, las aves) a una temperatura en el interior que alcance o supere los 65ºC.

La escherichia coli, o conocida por su abreviación, e. coli, es también una de las causantes principales de problemas. En este caso, los alimentos implicados son también las carnes, pero rojas, cruda o poco cocinada, así como otros productos frescos crudos (leche, jugos de fruta sin pasteurizar). Otra vía de intoxicación es el agua contaminada o sin un tratamiento adecuado de potabilización.

Recomendaciones: cocinar de forma adecuada la carne de res, sobre todo las hamburguesas, ser conscientes sobre la procedencia a la hora de comprar estos productos de origen animal, y evitar el consumo de leche no pasteurizada o de agua no potabilizada.

Con respecto a los vegetales también se deberán lavar muy bien y desinfectar si se consumirán crudos.  Unas gotas de vinagre o bicarbonato de sodio ayudarán en este proceso.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz