La tensión ocular, un problema menor que puede llevar al glaucoma

La tensión ocular alta es un problema que afecta a una gran cantidad de personas mayores de 40 años. Se produce cuando el humor vítreo y el humor acuoso, líquidos intraoculares, ejercen una presión más alta de lo normal dentro del ojo. Una presión que, si produce daños en el nervio óptico, derivará en el glaucoma.

La tensión ocular, un problema menor que puede llevar al glaucoma 1

Lo cierto es que la tensión ocular es uno de los factores de riesgo que nos deberían inducir a llevar a cabo revisiones oculares periódicas. En un estudio de este tipo, por ejemplo, el especialista nos puede medir la tensión ocular, que debería estar entre los 10 y los 21 milímetros de mercurio para considerarse normal.

Revisiones periódicas para determinar la tensión ocular

Si en una de estas revisiones nos detectan que tenemos hipertensión ocular, deberemos contar con el tratamiento más adecuado. Según la Clínica Oftalmológica Novovisión, hay diversos colirios que pueden ayudar a rebajar la tensión del ojo. Aunque en caso de ser un problema más grave, habría que acudir a la cirugía.

En este caso, la intervención quirúrgica consistiría en tratar de drenar correctamente los líquidos oculares, especialmente el humor acuoso, para de esta forma disminuir la presión en el interior del ojo.

Lo que sí se recomienda encarecidamente es revisar periódicamente el ojo para lograr una detección precoz. El dejar avanzar la tensión ocular puede derivar en daños irreparables para el nervio óptico. Un problema que tendría como consecuencia la aparición del glaucoma, con los efectos que este conlleva.

La tensión ocular que puede derivar en glaucoma

Como venimos diciendo, es el especialista quien debe diagnosticar el grado de tensión ocular que presenta el paciente. Sin embargo, hay ciertos síntomas e indicios que nos pueden avisar de la posible presencia de glaucoma en la tensión.

Los más comunes y habituales son los siguientes:

  • Antecedentes familiares de glaucoma
  • Diabetes
  • Miopía magna o miopía elevada
  • Afroamericano o asiático
  • Tener más de 60 años
  • Presentar lesiones u otras enfermedades oculares
  • Haber usado corticoesteroides durante un tiempo prolongado

En realidad, no existe un nivel específico de tensión ocular para poder hablar de la presencia de glaucoma. Tanto es así que hay pacientes con un grado de presión alta, pero no tienen síntomas de esta enfermedad. De ahí, por tanto, la importancia de acudir al especialista para que sea este quien se encargue de hacer las pertinentes exploraciones.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz