La salud pública de nuestros mayores, una cuestión de dominio público

La salud pública de nuestros mayores, una cuestión de dominio público 1


La población mundial está envejeciendo rápidamente, sobre todo en los países occidentales e industrializados. Se calcula que entre 2015 y 2050, la población mundial mayor de 60 años se duplicará, pasando de un 12% al 22%.

Estos datos van a suponer un aumento en el gasto público y privado destinado a la sanidad, ya que con los años, además de resentirse la salud física, la salud mental también se ve afectada. Aproximadamente un 15% de las personas mayores de 60 años sufre algún episodio de trastorno mental, en la última etapa de la vida, la salud mental y el bienestar emocional han de tener la misma importancia que en cualquier otro momento vital.

Muchos de estos problemas mentales están asociados a la soledad o a la incapacidad física, muchas personas se ven privadas de su capacidad de vivir independientemente por incapacidad física, dolores crónicos, fragilidad y otros problemas físicos o mentales. En las grandes ciudades, hay organizados sistemas de asistencia para paliar este tipo de situaciones, como las redes de ayuda de personas mayores en Madrid o Barcelona asistidas tanto por instituciones públicas como por colectivos o asociaciones de carácter privado.

La demencia y la depresión, dos de los grandes males

La demencia es un síntoma que se caracteriza por la pérdida de memoria y la incapacidad de pensar de manera fluida, estos condicionantes se traducen en trastornos del comportamiento e incapacidad para realizar las actividades rutinarias. Es una afección muy típica en la vejez, por eso es fundamental acompañar a las personas mayores y que no se sientan solas.

La depresión afecta a casi el 10% de los ancianos en general, en muchas ocasiones, sus síntomas pasan desapercibidos porque coinciden con otros problemas que experimentan los adultos mayores. Es importante atajar los procesos de depresión porque un agravamiento de la situación suele afectar de manera negativa a otras enfermedades o dolencias.

Consejos para mejorar la salud mental de nuestros mayores

En primer lugar, hay que promocionar los hábitos saludables y activos. Es de suma importancia que se muestren activos a diario, tanto física como mentalmente, esto supone algunos esfuerzos por parte de la comunidad.

Debemos intentar que nuestros mayores no se sientan aislados, que no existan barreras arquitectónicas para ellos, elaborar programas sociales de atención primaria para evitar su soledad y para el caso de evitar los problemas mentales, la mejor solución es una atención temprana y una mejora en la calidad de vida.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz