La risa intensa tendría un efecto similar al ejercicio físico sobre el apetito

Reírse, a carcajadas, podría tener un efecto muy similar sobre el organismo que la práctica de ejercicio moderado, según concluyeron investigadores de la Universidad de Loma Linda de los Estados Unidos, luego de analizar qué efectos tienen la risa y la angustia en la modulación de las hormonas que participan en el control del apetito.

El trabajo consistió, básicamente, en mostrar a los participantes distintos videos con imágenes angustiantes primero, y luego, una vez pasada una hora para que pasaran los efectos negativos, con imágenes desopilantes y que causaran risa.

Durante todo el tiempo de la prueba, los investigadores mantuvieron monitoreados los signos vitales de los sujetos: su respiración, su presión arterial y tomaron algunas muestras de sangre después de cada video. A partir de ellas se pudieron establecer los niveles de dos hormonas relacionadas con el apetito: la leptina y la grelina.

Tras hacer las comparaciones según los niveles previos y posteriores a cada video, los expertos encontraron que la concentración de las hormonas tras la visualización de las imágenes de humor habían cambiado: el nivel de leptina había bajado y el de grelina, aumentado. Lo más llamativo, es que ésta misma proporción se da en las personas cuando hacen ejercicio físico. Después de haber realizado actividad, por lo general, suelen sentirse más ganas de comer.

Los autores han sugerido que, en vista de estos resultados, se podría seguir investigando para desarrollar futuros tratamientos para personas que no pueden hacer ejercicio físico pero que tienen que aumentar su apetito, es decir, en casos de notoria delgadez.

Así también, sería aplicable a muchos pacientes ancianos que se tornan depresivos, y en combinación con la falta de ejercicio físico, dejan de tener apetito, lo que pone en grave riesgo su salud y bienestar.

Por otro lado, este mismo grupo de científicos ha demostrado que la risa tiene efectos positivos en la regulación del sistema inmune, ya que incrementa la producción de anticuerpos y la activación de ciertas células protectoras del organismo, como los linfocitos o los linfocitos T citotóxicos responsables de la inmunidad celular e importantes para evitar la formación de tumores.

A modo de resumen, las carcajadas o risotadas alegres repetitivas mejoran el estado de humor, reducen los niveles de colesterol en sangre y regulan la presión sanguínea.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz