La otitis aumenta en verano, sobre todo, en niños. Consejos para evitarla

En_la_piscina

El verano es el momento de la playa y de la piscina, lugares que sin embargo no están libres de riesgos, sobre todo para los más pequeños de la casa, los más vulnerables a contraer alguna infección típica de piscina, ya que son los que más tiempo suelen pasar en el agua.

Las zonas más afectadas son la piel, los ojos y los oídos, con las otitis como una de las infecciones más presentes, al punto tal que aumenta hasta un 50 por ciento su incidencia durante la temporada estival. La más común es la otitis externa, o también conocida como “oído del nadador“, una infección que en Europa afecta a un promedio de 40.000 personas al año.

Esta otitis se produce cuando se inflama, irrita o infecta la parte externa del oído y el conducto auditivo externo, parte que se corresponde con el tubo que conduce el sonido hasta el tímpano.

Si bien la otitis puede aparecer a cualquier edad, es más frecuente en los niños menores de siete años. Según datos estadísticos, el 70 por ciento de los pequeños ha sufrido alguna vez una otitis externa, infección que provoca dolor agudo en los oídos y supuración.

El doctor Luis Lassaletta, miembro de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial (SEORL), advirtió al respecto que, en casos extremos ante una inflamación aguda del conducto auditivo externo, pueden aparecer efectos más graves como la pérdida de audición, por lo que no hay que desestimarla y hacer consulta médica de inmediato.

Consejos para prevenir la otitis

Los audiólogos de Alain Afflelou dan una serie de medidas preventivas para evitar el mal del “oído del nadador”:

-Después de cada chapuzón, secarse muy bien y mantener siempre los oídos limpios.

-No manipular el conducto auditivo: no rascar los oídos ni introducir algodón, bastoncillos de los oídos u otros objetos de limpieza en el interior. En caso de tener un tapón de cerumen, se debe acudir al médico para su extracción.

-Evitar introducirse y, menos aun, nadar en aguas contaminadas o sucias.

-Usar tapones hechos a medida para nadar. La causa principal del “oído del nadador” es la entrada de agua en el canal auditivo y la permanencia en él durante periodos largos de tiempo.

Solamente 2 de cada 10 españoles utiliza tapones hechos a medida para proteger los oídos de posibles daños, lo que es un error ya que estos tapones sellan completamente el oído evitando así la entrada de agua y son perfectos para su uso en piscinas o playas por su capacidad para flotar en el agua.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz