La orina oscura, sinónimo de deshidratación: ¿mito o verdad?

Orina oscura

Nos encantan los mitos, pero también las verdades. Aquí somos muy volubles, porque no nos gusta dejar nada de lado. Y lo que más nos gusta es derribar pensamientos generalizados que se han extendido de forma errónea. Eso nos apasiona. Uno de ellos está relacionado con la orina oscura. Porque siempre que se detecta la orina de esta manera pensamos que es porque tenemos problemas de hidratación. ¿Pero es mito o verdad? ¿Qué debemos pensar? Nosotros os vamos a ayudar para que salgáis de dudas, aunque os vamos avanzando nuestro punto de vista… en realidad, ni es mito, ni es verdad, es algo que está a caballo entre las dos cosas. ¡Así de misteriosos nos ponemos para comenzar el artículo!

Orina oscura, dos motivos distintos

Para comenzar vamos a decir que detectar un color oscuro en la orina se puede deber a dos motivos distintos. El primero es el que todos conocemos: la deshidratación. El segundo se encuentra relacionado con enfermedades o medicamentos. Por lo tanto, no hay que creer que siempre que tengamos la orina se debe a un problema de deshidratación. ¿Es lo más probable? Sin duda, porque por eliminación y probabilidad, lo más obvio es imaginar que el problema que tenemos se encuentra en que bebemos poca agua. Pero no deberíamos darlo por sentado, al menos a largo plazo, dado que si ya hemos comenzado a poner remedio al problema de la orina, lo siguiente que tendríamos que pensar es que nos ocurre algo más grave.

Deshidratación, lo más fácil de solucionar

Llega un momento en la vida en el cual ya no es necesario que nos repitan nuestros padres aquello de “tienes que beber más agua”, porque nos lo repetimos nosotros mismos. Y tratamos de hacerlo de forma habitual, pero siempre hay épocas en las que un motivo u otro nos llevan a olvidarnos. De esa forma es como podemos acabar deshidratándonos, sobre todo en momentos en los que no nos demos cuenta de ello. Lo que quizá no sabemos es que el papel del agua en nuestro organismo es mucho más importante de lo que podamos imaginar. Se ocupa de desminuir la temperatura corporal, ayuda a producir oxígeno y revitaliza el organismo al servir como medio de conducción de los distintos nutrientes que circulan por nuestro interior. Todo el cuerpo se beneficia del agua, desde los músculos hasta la piel o las articulaciones. Y gracias al agua expulsamos los residuos con mayor facilidad y mantenemos un interior sano y resistente.

Si no tenemos un buen nivel de agua nos deshidratamos y comenzamos a orinar más oscuro debido a que ya no estamos expulsando agua, sino una mayor cantidad de residuos, encargados del color oscuro. El simple proceso de orinar comienza a molestar de manera significativa y afecta a todos los procesos de los que se ocupa el cuerpo. No solo a los físicos, sino también a los mentales. Un problema de deshidratación nos puede llevar a que seamos menos capaces de afrontar retos intelectuales y también llegaremos a sufrir defectos en la memoria. La buena noticia es que hidratarse no tiene ningún tipo de complicación. Solo nos tenemos que ocupar de beber agua de forma habitual y hacerlo, sobre todo, aunque no tengamos sed.

Beber agua

Enfermedades que la producen

La orina de color oscuro también se puede deber a distintas medicinas o enfermedades. El primer grupo es fácil de detectar, puesto que si conocemos los efectos secundarios de un fármaco que estamos consumiendo seguro que estamos en preaviso acerca del posible cambio de color en la orina. No debería ser algo que nos preocupase para nada más allá de hablar con nuestro especialista y ver si deberíamos cambiar la medicación. Más problemáticos son los casos en los que el color oscuro de la orina nos informa de una enfermedad.

Una de las enfermedades más serias que produce este cambio de color es el cáncer de hígado. Es uno de los motivos por los que tenemos que actuar cuando creamos que ya nos hemos hidratado de forma consecuente y ni aún así conseguimos retomar el color normal de la orina. Es bueno que conozcamos otros síntomas de esta grave enfermedad para que podamos atar cabos antes de ir al médico de cabecera. Entre ellos se incluye el notar que se nos ha hinchado el abdomen, dolores en esta parte del cuerpo, malestar general y que perdamos tanto el apetito como el peso debido a ello.

Bastante doloroso es otro problema médico que puede llevar al cambio de color: las piedras en el riñón. Al menos sabemos que tiene solución, pero eso no evita que signifique pasar un mal trago. Las náuseas, notar que la orina no solo tiene un color oscuro, sino que además huele mal,y que pueda aparecer sangre en ella, también son síntomas. La fiebre, el dolor en la parte baja de la espalda y que cuando estamos orinando sintamos quemazón son otras de las señales de esta enfermedad. Y no menos relevante, la orina oscura también se puede deber a la hepatitis. Así que si nos ocurre, recordemos que no solo puede ser debida a la deshidratación.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz