La OMS reconoce el Síndrome de la Clase Turista, como problema sanitario mundial

sindrome-de-clase-turista

Por primera vez, la Organización Mundial de la Salud ha reconocido al llamado Síndrome de la Clase Turista como un verdadero problema de salud pública, que compromete sobre todo al sistema circulatorio y a la salud venosa, y es por ello una de las causas mayores de trombosis venosas.

Un informe solicitado por la OMS a Wright ha analizado la magnitud y naturaleza de este fenómeno y su incidencia en la salud de todo el mundo. Puntualmente señala que este síndrome, directamente relacionado con los viajes prolongados en avión, se ha contituido como un problema de salud pública por el “aumento substancial de gente que realiza desplazamientos largos en avión“, lo que está, precisamente, relacionado con las trombosis venosas.

Sin embargo, el informe también recuerda que en realidad existen toda una serie de factores de riesgo que pueden aumentar en esta posibilidad de sufrir estos trastornos circulatorios durante un viaje aéreo de larga duración.

Tal es así que, según estadísticas que se maneja, el 77,2 por ciento de las personas que padecen de trombosis durante un viaje presenta uno o varios de estos factores de riesgo, entre los que se cuenta el hecho de tener, por ejemplo, un índice de masa corporal superior a 30 o medir más de 1,90 metros o menos de 1,60.

Además, en el mismo se especifica que hacer un viaje por un periodo de más de cuatro horas o varios vuelos, aunque sean más cortos, de forma seguida, está vinculado con este tipo de trastornos, por lo que se tira por tierra la creencia de que este síndrome solamente se daba en vuelos transoceánicos.

Mayores especificaciones con respecto a quiénes tienen mayor riesgo de padecer estos problemas venosos durante un vuelo, el hematólogo del Hospital Clinic de Barcelona y miembro del Comité Científico de la Fundación ESPREV, doctor Manuel Casals, aquellas personas que toman anticonceptivos orales tendrían un riesgo moderado así como también las que han tenido traumatismos recientes o intervenciones quirúrgicas, las que ya padecen várices y los enfermos de cáncer.

Así también, este experto ha dado una serie de recomendaciones para evitar el síndrome de la clase turistas, entre ellas destaca la de “no llevar ropa ajustada ni colocarse calcetines compresivos“, además sugiere tomarse una aspirina el día antes del viaje y los dos días posteriores y, sobre todo, “hacer ejercicio con las piernas durante el vuelo para evitar la inmovilidad”.

No obstante, en el caso de presentar un riesgo elevado y sin tener en cuenta la duración del viaje, Casals aconseja consultar al médico.

Finalmente, y más allá de los viajes en aviones, el experto aseguró que estos consejos son también válidos para las “personas que hagan un viaje en coche, autobús o tren de seis horas como para personas que viajen en avión al menos cuatro“.

Vía Rtve.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz