La OMS alerta sobre las muertes provocadas por tabaquismo pasivo, e insta a lograr ambientes totalmente libres de humo

El tabaquismo se lleva 600.000 vidas, de manera prematura, cada año, y según el último informe de la Organización Mundial de la Salud, “Epidemia Mundial de Tabaquismo 2009”, el humo de tabaco de terceros o el tabaquismo pasivo es el responsable de una de cada cinco de estas muertes.

Según estos datos oficiales, la cifra total de fallecimientos provocados por el cigarrillo llega a los 5 millones, es decir, más que otras enfermedades, como por ejemplo el Sida, la tuberculosis y el paludismo juntos. Pero aún más: si el ritmo de crecimiento sigue como el actual, de acá al 2030, la cantidad de muertes anuales por el tabaco llegaría a 8 millones, según la OMS.

Este año, el informe ha hecho especial hincapié en la importancia de lograr ambientes libres de humo, ya “que es la única manera de proteger a las personas de los efectos nocivos del tabaquismo pasivo“.

Entre otros datos, la entidad ha alertado sobre el altísimo porcentaje de personas que hoy en día no están protegidas por las leyes sobre entornos sin tabaco en el mundo: un 94 por ciento. Sin embargo, la organización también ha destacado que durante el año pasado (2008) el número de personas protegidas contra el tabaquismo pasivo por leyes subió en un 74 por ciento, pasando de 208 millones en 2007 a 362 millones en ese año.

La Organización Mundial de la Salud también recordó sobre las nefastas consecuencias sobre la salud del humo llamado de “segunda mano”: enfermedades cardiovasculares y respiratorias, como pueden ser la cardiopatía coronaria o el cáncer de pulmón. Además, en los lactantes provoca la muerte súbita y en las mujeres embarazadas es causa de bajo peso en el recién nacido.

Ya que todo el mundo está expuesto a los efectos nocivos del tabaco, es más que necesario , y urgente “crear ambientes totalmente libres de humo de tabaco” ya que “es la única manera de proteger a las personas de los efectos nocivos del tabaquismo pasivo”.

En este último sentido, la OMS se refirió a lo poco eficaz de las zonas de fumadores separadas, ya que no protegen en realidad a los no fumadores contra la inhalación de humo ajeno.

“El humo ambiental puede propagarse de una zona de fumadores a una de no fumadores, incluso si las puertas entre ambas están cerradas y existen dispositivos de ventilación. Sólo un ambiente totalmente libre de humo constituye una protección efectiva”, concluyó el informe.

Vía DiariodeSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz