La obesidad, sigue en el centro del debate sanitario mundial

La obesidad afecta a todos y cada uno de los países del globo, en mayor o menor medida, ninguna región ha quedado al margen, aunque en Estados Unidos y Reino Unido la proporción es alarmante, uno de cada tres y de cada cuatro habitantes es obeso, respectivamente.

Incluso en los países de bajos recursos se da la gran paradoja de que mientras algunos sufren desnutrición, otro porcentaje tiene kilos de más. Un reciente artículo publicado en The Lancetanaliza la situación, presente y futura, de esta gran amenaza global para la salud.

La epidemia de la obesidad comenzó en los 70 y 80, momento en que “la gente comenzó a gastar más en comida y, por tanto, a consumir más“, según apuntó el profesor Boyd Swinburn, del Centro de Prevención de la Obesidad de la Universidad Deakin (Melbourne, Australia) y colaborador de la OMS.

La situación empeoró luego con la aparición de la “comida chatarra“, más económica y accesible que los productos más nutritivos y saludables.

Sin embargo, Swinburn añadió que no son éstos los únicos factores, sino que también influyen otros, como “aspectos ambientales, genéticos y de comportamiento“.

Hoy en día, se calcula que 1.500 millones de adultos tienen problemas serios con su peso, entre los cuales se cuentan unos 170 millones de niños. La obesidad es responsable de entre el 2 y el 6 por ciento del gasto sanitario de los países y es factor de riesgo para la aparición de otros problemas de salud, como la diabetes o enfermedad cardiovascular.

Claire Wang, de la Universidad de Columbia (Nueva York) y Klim MacPherson, de la Universidad de Oxfort (Reino Unido), advirtieron que de seguir la curva ascendente la situación será insostenible de aquí a 20 años.

Estados Unidos es el país con mayor tasa de obesidad, y cuenta con 99 millones de obesos, seguido por el Reino Unido, con 15 millones. Para el 2030, estas cifras aumentarían a 165 y 26 millones, respectivamente.

Pero además, estos números también implicaría lidiar con unos 7,8 millones de nuevos casos de diabetes, 6,8 millones de enfermos coronarios y más de 500.000 de nuevos pacientes con cáncer, en el primer caso.

Para el Reino Unido, serán 668.000 casos extra de diabetes, 461.000 de enfermedades cardiacas y 130.000 de tumores.

Para Steven L Gortmaker, de la Escuela de Salud Pública de Boston (EEUU) “las intervenciones para revertir esta epidemia tienen que liderarlas los gobiernos, aunque cuenten con la colaboración de ONG, la sociedad civil y otras instituciones“.

Según explicó, el prohibir la publicidad de refrescos y comida basura, en especial, la dirigida a los niños, o el gravar con más impuestos estos productos, son algunas de las medidas que se deben tomar. Así como el ” fomentar la práctica de ejercicio físico y facilitar las instalaciones para tal fin”.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz