La obesidad sigue creciendo en el mundo: también en los niños

Desde la Organización Mundial de la Salud se ha vuelto a advertir sobre la creciente tasa de obesidad y sobrepeso en los niños, a nivel global. Se advirtió con mayor énfasis sobre el incremento de esta problemática en los países en vías de desarrollo.

De manera general, el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de muerte en el mundo: según estadísticas oficiales, cada año fallecen 2,8 millones de personas adultas como consecuencia de esta problemática relacionada con un exceso de peso corporal.

Otros datos no menores: cerca del 44 por ciento de los casos de diabetes, del 23 por ciento de los pacientes con cardiopatías isquémicas y entre el 7 y 41 por ciento de distintos tipos de tumores son atribuibles también a esta problemática.

Con respecto al problema en los niños, los números son alarmantes: según las últimas cifras de la OMS para el año 2010, cerca de 43 millones de niños menores de cinco años padecían sobrepeso, con una tendencia ascendente en los países en vía de desarrollo (cerca de 35 millones).

El panorama entre la población adulta también llama la atención de las autoridades sanitarias mundiales: en 2008, 1.500 millones de adultos de 20 años o más tenían sobrepeso. De esta cifra unos 500 millones eran directamente obesos (es decir, con un IMC igual o superior a 30).

Vale recordar en este sentido que para hablar de sobrepeso u obesidad se toma en cuenta un indicador, de sencillo cálculo, que se basa en la relación talla peso: el Índice de Masa Corporal (IMC). Si quieres saber cómo medirlo, puedes consultar también en Vitadelia

.

En general, más de una de cada 10 personas de la población de adultos de todo el mundo eran -según datos del 2008- obesas. Este mismo año, la principal causa de muerte fueron las enfermedades cardiovasculares, en las cuales la obesidad es un factor vinculado.

La mala alimentación, con el abuso de alimentos grasos e hipercalóricos, un estilo de vida predominantemente sedentario, la creciente urbanización, entre otros son los principales desencadenantes de esta tendencia de obesidad en alza en el globo.

En cuanto a los niños, el cambio de hábitos de vida también ha hecho estragos: cada vez son menos los pequeños que salen a jugar a la calle, a la pelota o con amigos, al Club a practicar algún deporte y los que reciben en casa una alimentación sana y equilibrada.

Los jueguitos electrónicos, la televisión, la comida chatarra y chucherías han suplantado en gran parte a las costumbres más saludables y estos factores, con el tiempo, repercuten de manera negativa sobre el peso y salud de los chicos y jóvenes.

Lamentablemente también, la obesidad infantil se asocia directamente con un mayor riesgo de obesidad adulta, lo que se traduce a su vez en un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y ACV), diabetes, algunos tipos de cáncer, hipertensión, entre otras enfermedades no transmisibles.

Fuente Saludable.infobae

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz