La obesidad dañaría las células del hipotálamo: la región que controla el peso corporal y el apetito

Que la llamada “comida chatarra”, con su elevado nivel de grasas saturadas, ha sido uno de los peores “inventos” de nuestra sociedad occidental, no hay duda. Las consecuencias de la mala alimentación sobre la salud, no es cuestión menor: la obesidad, la diabetes tipo 2, la hipercolesterolemia son todos problemas vinculados que pueden terminar mal, y que están afectando a las personas cada vez desde edades más tempranas, y todo por malos hábitos alimenticios.

Durante los últimos años se ha tratado de investigar y conocer mejor sobre cómo funciona el cerebro en relación con el apetito, y también sobre los procesos que actúan sobre el equilibrio de la ingesta y el gasto de energía.

Sin embargo, no mucho se conoce sobre cómo la obesidad llega a alterar estos procesos. Los fármacos disponibles hasta al momento contra la obesidad no han demostrado tener grandes resultados, a lo cual hay que sumarle que se los han asociado a efectos secundarios graves.

Esto se debe, según se publicó en el Journal of Clinical Investigation, al “entendimiento limitado de los efectos de la obesidad en los mecanismos naturales de control de peso corporal“. Ante esto, dos grupos independientes de investigadores han trabajado en el tema y arrojado a la luz algunos datos que podrían servir para abordar cómo la obesidad llega a alterar estos procesos mencionados.

En principio, Michael Schwartz y sus colegas, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, observaron que en los seres humanos la obesidad de asocia a un daño neuronal en un sector específico del cerebro, vinculado con el control del peso corporal (el hipotálamo). Es decir, se pierden neuronas justo en la región donde se protege al organismo del aumento de peso.

En segundo lugar, pero en un mismo sentido, un grupo de investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess (USA), concluyeron en sus estudios que el volumen de las células nerviosas del hipotálamo es inhibido por la obesidad, es decir, se daría una relación similar a la concluida en el primer trabajo. De este modo, se da una relación paradójica, cuanto más obesidad, más voracidad, y menos control del peso corporal.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz