La musicoterapia, otra alternativa para mejorar la calidad de vida

La música ha sido un modo de expresión y goce del alma humano desde tiempos inmemoriales, y, desde un punto de vista terapéutico, aunque podría decirse que no cura, sí estimula y ayuda a sobrellevar mejor el proceso de sanación o de la misma enfermedad.

En este sentido, se aplica la musicoterapia, una disciplina aún en formación pero que ya ha demostrado ser de gran utilidad por mejorar la calidad de vida de los enfermos, en especial, los de tipo crónico.

Así, el objetivo de la musicoterapia no es curar, sino mejorar la calidad de vida, la salud física, social y emocional de muchas personas enfermas, pero también sanas. Es que la música en vivo, “bien trabajada por expertos y terapeutas, y compuesta para determinadas situaciones sociales o clínicas, mejora y estabiliza determinados aspectos e indicadores fisiológicos y emocionales de los pacientes”, como bien indicó la profesora del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Facultadas de Ciencias Sociales de la Universidad Pablo de Olavide, Cristina Villalba Quesada.

Entre estos aspectos, destaca que mejora la autoestima, lo que ayuda en gran medida a sobrellevar el problema y a sentirse mejor.

Según los expertos, la musicoterapia puede ser de utilidad para tratar patologías como el mal de Alzhéimer, la depresión o traumatismos craneoencefálicos, así como para los mayores, discapacitados o incluso estimular a los bebés.

No obstante, y como en todo, también son muchos los que dudan sobre su efectividad, pero existen varios estudios neurológicos que datan de la década del 60 que han demostrado su efectividad. Y aún más, la tecnología actual que permite la visualización de la actividad cerebral así lo ha corroborado.

Pero, en definitiva, la musicoterapia se encuentra en un proceso de acreditación profesional que reclama más estudios y una formación mínima en música. Una vez alcanzado este mínimo de conocimiento musical, cualquier profesional implicado en la relación directa con las personas y con una formación universitaria competente, como enfermería, trabajo social, psicología o pedagogía, podría aspirar a convertirse en un musicoterapeuta de calidad. También existe una formación de postgrado en esta materia, equivalente a una carrera de tres años.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz