La migraña, un trastorno que afecta a más de 3,5 millones de españoles

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), los factores desencadenantes de migrañas son, por orden de importancia: el estrés, los cambios hormonales, los cambios atmósfericos, las modificaciones en los hábitos de sueño, la ingesta de determinados alimentos y bebidas, y los viajes o cambios de lugar.

La migraña afectaría a entre 3,5 y 5 millones de españoles, a cerca del 12 por ciento de los varones y casi el 16 por ciento de las mujeres. De este total, un 30 por ciento de los afectados no ha hecho nunca una consulta profesional para determinar a qué se debe el dolor de cabeza.

Este lunes 12 de septiembre se celebra el Día Europeo de Acción contra la Migraña, considerada la duodécima mayor causa de discapacidad en el mundo entre las mujeres y una de las veinte enfermedades más discapacitantes en total.

La migraña se trata de una enfermedad neurológica caracterizada por una serie de síntomas, entre los cuales el dolor de cabeza es el principal, pero no el único, ya que también pueden presentarse la visión de luces, una mayor sensibilidad a la luz, náuseas o vómitos.

Los síntomas comienzan cuando un grupo de neuronas, ubicadas en el tronco cerebral, empiezan a funcionar de forma “alterada” y, por determinados circuitos nerviosos, llega este estímulo a la corteza cerebral que hace que percibamos el dolor y todos sus síntomas asociados.

Según consideró el doctor Antonio Yusta, la migraña “es una enfermedad mal tratada“, ya que la mitad de los tratamientos “abandona el tratamiento tras las primeras consultas“.

En este sentido, el experto advirtió que el abuso de analgésicos puedo producir un dolor de cabeza llamado cefalea que puede alterar “la vida del paciente ” e incluso disminuir “el efecto de los tratamientos preventivos“. Además, puede suceder que los dolores de cabeza pasen “de esporádicos a crónicos” por el abuso de este tipo de medicamentos.

Entre los tratamientos preventivos más actuales se halla la toxina botulínica que se aplica como preventivo cuando han fallado otros tratamientos farmacológicos preventivos o no son tolerados por el paciente.

Esta opción terapéutica consiste en inyectar toxina botulínica (Xeomín, Botox) en puntos determinados en la frente, sienes y la parte posterior de la cabeza (un total de 6 puntos).

El especialista concluyó destacando que “un tratamiento inadecuado puede llegar a hacer de la migraña una enfermedad crónica” y muy incapacitante.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz