La leche entera, más ventajas de las que pensamos

Cuando decidimos hacer dieta o intentar comer sano para intentar estar mejor físicamente, una de las primeras restricciones que suele aparecer en la dieta es, sin ningún tipo de duda, el consumo de leche. Y es que de una forma u otra, la leche entera siempre acaba quedando relegada a un segundo plano. Muy por debajo de las otras dos opciones, semi y desnatada.

Como seguramente sabrás, los tres tipos de leche que se venden por normativa se diferencian principalmente en la cantidad de grasas que ofrece cada una de ellas. La leche entera es la que más grasas y grasas saturadas contiene, motivo por el que siempre suele ser ignorada por todo aquel que hace una dieta estricta. Sin embargo, ¿es tan mala? Nosotros te aclaramos que no sólo no lo es, sino que es una opción a tener muy en cuenta para tener en la dieta. ¿Quieres saber por qué?

Para mantener el peso corporal o adelgazar, el paso obligatorio y que se debe seguir estrictamente es comer menos calorías de las que el cuerpo necesita. Por ende, las grasas de la leche pasa a quedar en un segundo plano en este aspecto. Un gran beneficio que ofrece respecto a la semi y la desnatada, es que es la única leche que cuenta con las vitaminas A, D y E de forma natural. No se añaden de manera artificial como en las otras dos, dado que se pierden en el proceso de la eliminación de grasa.

Por último, el sabor de la leche entera suele ser más completa, y cuentan con la misma cantidad de carbohidratos y proteinas. Dicho y hecho, plantéatelo de esta manera… cumple con los requisitos calóricos, y recuerda que la leche entera es sólo un alimento más que tomar sin preocuparnos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniel

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz