La importancia y eficiencia de ingerir alfalfa (Parte III)

La importancia y eficiencia de ingerir alfalfa (Parte III) 1

La alfalfa es un alimento que no tienen ningún tipo de contradicciones, aunque existen estudios realizados que recomiendan evitar la ingesta de este alimento en dos casos que son muy importantes y es en el embarazo y en los tratamientos de ciertos tipos de cáncer.

Algunas pruebas indican que puede actuar como estrógeno, lo que podría afectar el embarazo y la respuesta al tratamiento de enfermedades sensibles a las hormonas como son los canceres de mamas, útero y ovarios, o en enfermedades como la endometriosis y los fibromas uterinos.

Por otro lado, también los trastornos son otra de las causas en los que se prefiere evitar el consumo de alfalfa ya que entre ellos se destacan trastornos como la esclerosis múltiple, el lapsus y la artritis reumática. En estos casos, la alfalfa podría hacer que el sistema inmunológico sea más activo y se empeorara así los síntomas de estas enfermedades provocadas por una sensibilidad exagerada de las defensas. Sumado a esto, aquellas personas que han sido trasplantadas de riñón también convienen suprimirla ya que existe cierta evidencia de que la alfalfa puede reforzar el sistema inmunológico y esto podría disminuir la eficacia de la ciclosporina, el medicamento que se usa para evitar el rechazo de riñón.

Es importante saber cómo consumir la alfalfa, y más especialmente para reducir el colesterol LDL, puede ingerirse tres veces al día una dosis de 5 a 10 gramos de la hierba en un té colorado. O bien optar por 5 a 10 mililitros de exacto liquido de alfalfa.

Se puede disfrutar de una forma natural a las hojas de la alfalfa y sus brotes crujientes ya que son muy sabrosos y muy fáciles de preparar ya que se pueden comer crudos, solos, con salsa, en ensaladas, salteados, tortillas o como ingrediente de gran diversidad de platos cocidos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocio Sollier

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz