La importancia del sistema inmune, y de cómo reforzarlo de forma natural

Nuestro sistema inmunológico es clave para una óptima salud: él nos protege de infecciones provocadas por virus o de bacterias. Está compuesto por células especiales (glóbulos blancos) que combaten cualquier agente patógeno que pueda haber ingresado al organismo. Un mecanismo tan complejo como perfecto que contribuye, y esencialmente, en nuestra buena salud.

Cada uno de nosotros puede sumar o restar puntos a su sistema de defensas, de acuerdo a nuestros hábitos y estilo de vida. Según la alimentación que llevemos y muchas de nuestras costumbres, podemos reforzar o, al contrario, menguar la efectividad de nuestro sistema inmune.

De manera general, la alimentación es una pieza clave: no habrá que saltear el desayuno y procurar que sea lo más saludable y nutritivo posible, y que incluya frutas frescas y cereales. Así también, el resto de las comidas deberán ser variadas y justas en su aporte calórico: ni de más ni de menos.

Existe evidencia que sugiere que una dieta alta en grasas reduce la respuesta de las defensas. Lo cierto es que siempre será recomendable medir la cantidad de grasas que se ingieren (que no supere un 30 por ciento de las calorías diarias) y consumir grasas de buena calidad, es decir, siempre preferentemente de fuentes vegetales.

El ejercicio, como en todo, también desempeña un papel crucial: la actividad física moderada y controlada refuerza las defensas, en este sentido, se aconseja una media hora de ejercicio moderado, cada día.

La respiración consciente, y el saber relajarse y distenderse del estrés diario también constituye un punto importante. Existen muchas prácticas y técnicas que trabajan sobre la respiración y ayudan a manejar el estrés (Yoga, pilates, meditación, etc).

El apropiado descanso, tanto en cantidad como en calidad, cierra estos factores fundamentales para tener un sistema inmunológico fuerte. Recuerda que el dormir menos de cinco horas puede ser dañino para nuestra salud e ir en contra de nuestro bienestar. La recomendación es de dormir entre 7 a 8 horas por día.

Finalmente, compartamos los hábitos que, por el contrario, debilitan nuestras defensas y nos dejan más vulnerables a contraer enfermedades:

*Ingerir grasas o azúcares en exceso. Una dieta pobre en nutrientes.

*Beber alcohol.

*El tabaquismo.

*Consumir alimentos que nos producen alergia: si un determinado alimento nos provoca alergia, siempre habrá que evitarlo.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz