La importancia de proteger los ojos de los niños de los rayos dañinos del sol

Ahora que estamos en primavera, y con la próxima llegada del verano, el sol vuelve a ser el gran protagonista y con ello, el cuidado de la piel y de los ojos. En este último sentido, vale destacar que sólo un 20 por ciento de las gafas para sol que utilizan los españoles disponen de un filtro 100 por ciento efectivo contra los rayos ultravioleta.

Así lo recordó el especialista Fernando Sánchez, de la Fundación Alain Afflelou, con motivo del inicio que esta entidad lleva adelante por esta época del año ‘Protección Solar Infantil’, que pretende promover el uso de anteojos para el sol entre los menores, y que tendrá sus anuncios a través de las comunicaciones médicas y de su divulgación en las ópticas.

La protección adecuada desde pequeños es importante para evitar la aparición de determinadas patologías oculares en la edad adulta. En este sentido, suele suceder que las gafas que se pueden encontrar en bazares, tiendas o jugueterías no cuentan con el filtro adecuado contra los rayos dañinos del sol. Por ello, aunque un tanto más caras, convendrá siempre comprarlas en ópticas y lugares especializados.

En el caso de los niños, el cuidado debe ser mayor, ya que ellos no tienen la protección natural que sí tienen los adultos: “En el momento del nacimiento, el ojo nace con una lente que se llama cristalino, y que no tiene protección ultravioleta”, explicó Sánchez, quien añadió que esta protección se va generando “a lo largo de la vida“.

Recién a los 25 años de edad se “completa la protección natural contra los rayos UVA y los UVB“, indicó el especialista. Por el contrario, sucede que durante la infancia el “60 por ciento de los ultravioleta entran directamente al ojo y caen en retina”, lo que se acumula y puede llevar a “la aparición de problemas visuales con posterioridad“.

Ya en la edad adulta, este daño puede predisponer a “cataratas, degeneración macular asociada a la edad o cualquier enfermedad retiniana que tenga un factor oxidativo importante, como pueden ser las quemaduras retinianas y las queratosis actínicas por exposición a la luz solar“, especificó Sánchez.

Finalmente, el especialista indicó que la mejor forma de prevenir es cuidar los ojos desde la niñez y que las gafas de sol sean utilizadas cuando estén en el exterior, sobre todo, en la playa.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz