La importancia de lavar bien frutas y verduras, sin restarle valor nutricional

Si bien lavar las frutas y verduras es un paso esencial para perder el riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad o contaminación, hay que saber hacerlo para no restarles valor nutritivo. El lavado es necesario para eliminar los restos de tierra u hojas y de químicos como pesticidas, o incluso de cualquier agente biológico patógeno.

En principio, hay que recordar que se recomienda comprar siempre los vegetales y hortalizas al momento de que se vayan a consumir, o en todo caso, no se recomienda hacerlo si no se van a comer en un plazo de entre tres y cuatro días, ya que se trata de alimentos sensibles y perecederos.

Para mantenerlos en buen estado deberán siempre mantenerse en refrigerador, y conservarse ya limpios. Para ello, habrá que colocarlos en el lugar reservado de la nevera para las verduras, en su compartimentos especiales (para evitar la contaminación cruzada).

Otro consejo útil a la hora de comprarlas es elegir siempre las que están situadas bajo una luz fluorescente en las góndolas (sea en los supermercados o en los distintos comercios donde se vendan), esto se recomienda porque dicha luz ayuda a mantener los nutrientes de las piezas y las conserva frescas por más tiempo. La luz fluorescente evita la fotosíntesis y preserva en gran medida las vitaminas naturales de las verduras y frutas.

Por el contrario, las conservadas en bandejas o envueltas en papel transparente se estropean mucho antes.

Pues bien, para lavar las verduras y frutas, ten presente los siguientes consejos:

*Se recomienda lavarlas bien antes de conservar en heladera y también al momento de cortarlos y prepararlos. No olvidar tampoco la correcta higiene tanto de la superficie de preparado de alimentos como de los utensilios que se empleen.

*Es aconsejable frotar las cáscaras duras y rugosas, y las verduras en general con un cepillo, para ayudar a limpiar la tierra que pueda quedar entre los pliegues. La medida será aún más adecuada si se trata de verduras que se consumirán con piel.

*El primer lavado se deberá hacer a conciencia, las piezas enteras se colocarán bien bajo el chorro de agua y se frotarán con un poco de presión. En el caso de verduras de hojas, habrá que lavar una por una debajo del agua del chorro de agua. Se recomienda el uso de bicarbonato de sodio y vinagre, para desinfección, sino también de lejía (aunque la primera opción será más natural y sana).

*No dejar en remojo por más de diez minutos, ya que perderán sus nutrientes, en especial, las vitaminas solubles en agua. En este sentido, vale mencionar un caso especial, el de los tomates: si se mantienen sumergidos por más de cinco minutos se deterioran, y las cebollas también comienzan a reblandecerse demasiado y se estropean pasados los dos minutos.

El caso excepcional son las setas: no es aconsejable pasarlas por agua, sino que es necesario eliminar restos con un paño o un papel impregnado con vinagre. Se puede utilizar desinfectante apto para alimentos o un poco de vinagre en el agua, luego deberán enjuagarse para eliminar cualquier resto de desinfectante. Para secarlas, con un trapo limpio o un papel de cocina estará bien.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz