La importancia de la música en la edad adulta

La música puede causar beneficios sobre la salud, de hecho, existe lo que se conoce como musicoterapia

, una terapia alternativa que apunta a mejorar el estado anímico y el bienestar a través de los sonidos.

En la tercera edad, además, el simple hecho de escuchar música puede mejorar la capacidad de aprendizaje y la comunicación, mejorar el humor e incluso aliviar una dolencia crónica.

Aún más, el aprender un instrumento musical en la edad adulta puede ser una buena manera de ejercitar el oído para evitar pérdida de la audición o incluso ayudar a superar un cuadro depresivo.

Todos estos beneficios se destacaron en un reciente trabajo presentado por un grupo de expertos de la Universidad Northwestern, de Estados Unidos, quienes enfatizaron en que un entrenamiento musical en mayores puede ser de gran beneficio y compensar algunas de las consecuencias propias del deterioro por la vejez.

Los investigadores tomaron como base para su trabajo el hecho de que algunas funciones como la capacidad de oír y la  memoria auditiva parecen mantenerse en mejores condiciones en aquellos ancianos que durante su vida han tocado algún instrumento.

Según explicaron en la revista especializada “PLoS One”, esto podría deberse a que los tonos musicales activan el sistema nervioso, lo mantienen más activo y se crea así una especie de archivo que permanece abierto y disponible con cada sonido escuchado. De este modo, las zonas relativas a los sonidos son “entrenadas” y se mantienen en mejor estado para la edad adulta.

Lo cierto es que la experiencia musical no sólo mejora la memoria y el reconocimiento auditivo, sino también el visual espacial, y la capacidad del cerebro para adaptarse a nueva información.

Esto último se desprendió de otro trabajo, realizado por expertos de la Universidad de Kansas, donde se concluyó que las personas con mayor experiencia en la música poseen también  más agudeza mental relacionada con la memoria visual espacial, con nombrar elementos y una mayor flexibilidad cognitiva.

Los responsables de este estudio mencionaron como causas de estos beneficios el aprendizaje y años de práctica de quien sabe tocar un instrumento, factores que muy posiblemente crean, con el paso del tiempo, conexiones alternativas en el cerebro que podrían compensar en parte el deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento.

Finalmente, vale mencionar que la música es destacada en la “Guía de la depresión y la ansiedad” de la Sociedad Española de Gerontología y Geriatría, como parte de un tratamiento posible y novedoso para tratar a los adultos mayores y desde varios puntos de vista.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz