La importancia de la hidratación durante el embarazo

La hidratación es clave en todas las etapas de la vida, así también durante el embarazo. Tanto la madre como el bebé en formación necesitan de abundante agua para sus funciones y desarrollo. El documento “Pautas de hidratación con bebidas con sales minerales para mujeres embarazadas y en período de lactancia“, elaborado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) indica al respecto:

*El agua es esencial porque facilita el transporte de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y su distribución por todo el organismo.

*Para la madre, será necesario beber abundante líquidos para evitar el estreñimiento, un trastorno que suele aquejar a muchas futuras madres.

*Beber más agua también estimula la depuración de las toxinas, además, reduce la formación de cálculos renales y el desarrollo de cualquier infección en las vías urinarias (también frecuentes en las embarazadas).

*Así también, ingerir pequeñas cantidades de agua, cada tanto, ayudará a prevenir la acidez creada por los jugos gástricos, y las náuseas.

*Justamente, las náuseas y vómitos pueden llevar a una pérdida mayor de líquidos en el organismo de la gestante, lo que potencia a su vez el riesgo de deshidración, de aquí que sea necesario ir recuperando los fluidos a través del consumo frecuente de agua, zumos naturales, o infusiones.

*En este sentido, estar atentas a ciertos síntomas, señales de una posible deshidratación: dolor de cabeza, más náuseas o, incluso, contracciones.

*Así también, desde el Observatorio de Hidratación y Salud (OHS) se ha señalado que existen varios estudios que concluyen que el mantener una hidratación óptima es clave para reducir los riesgos de tensión arterial alta y enfermedades dentales, entre otros.

Entonces, recuerda: durante esta etapa tan importante en la vida de toda mujer no podrán faltar los dos litros de agua diaria -un equivalente de ocho vasos-. También valen otras bebidas naturales (infusiones de hierbas, jugos y demás). En el caso de las mujeres lactantes, esta toma deberá ser mayor, ya que el pequeño requiere de cerca de 750 ml de líquidos cada día, por ello, la madre deberá asegurarse al menos unos tres litros diarios.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz