La ergonomía en el entorno laboral

La ergonomía en el entorno laboral 1


Aunque mucha gente envidie los trabajos de oficina y crean que quienes los desarrollan están sujetos a menor presión laboral en el aspecto físico, lo cierto es que los trabajos de oficina y aquellas personas que dedican muchas horas del día a labores de estudio también pueden sufrir problemas físicos de gravedad importante derivados sobre todo de las malas posturas y de que se trata de actividades rutinarias, muchas horas realizando las mismas tareas.

La importancia de la ergonomía

Numerosos estudios e investigaciones relacionados con las condiciones laborales han concluido que los instrumentos ergonómicos adecuados constituyen un aspecto fundamental para la satisfacción de los trabajadores y estudiantes, con el aporte de comodidad necesario, y con el consiguiente aumento de los resultados y el rendimiento en el desarrollo de sus funciones.

La ergonomía se define como el conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona.

En un trabajo de oficina por ejemplo uno de los elementos más importantes y que debe primar la ergonomía a la hora de elegir modelo es la silla de escritorio. Es fundamental apostar por sillas que permitan mantener la columna vertebral, el cuello y la cabeza correctamente alineados, y que tengan un buen asiento.

Otro elemento básico de la ergonomía son las mesas de escritorio. Si la mesa es de altura fija, lo más recomendable es elegir modelos que se sitúen entre los 71 y los 74 centímetros de altura. Quizás esta altura es un poco elevada, pero se puede subsanar con sillas que permitan regular la altura alzándolas un poco o bien utilizar bandejas para el ratón y el teclado.

Los problemas de salud asociados a la mala ergonomía

Una de las dolencias más acusadas para quienes se pasan horas sentados en una mesa trabajando delante de un ordenador, redactando documentos, gestionando contratos o simplemente estudiando es la conocida como fatiga postural, que se traduce en problemas muscoesqueléticos.

Normalmente aparecen porque el puesto de trabajo no está bien configurado o se adoptan posturas incorrectas. Esto provoca que el cuello, los brazos o la espalda se resientan y se generen lesiones especialmente en la zona de la mano-muñeca.

Además de estos, otros problemas importantes son los relacionados con la vista, la fatiga visual se ve incrementada cuando la pantalla del ordenador se sitúa a menos de 40 centímetros, no se coloca a una altura similar a la línea de visión y se producen reflejos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz