La Dieta Mediterránea y el ejercicio físico contrarrestaría la predisposición genética a la obesidad

Siempre se está recalcando los beneficios de la Dieta Mediterránea para la salud, sobre la gran mayoría de otros posibles regímenes alimentarios (y más sobre la tendencia fast food que se ha ido instaurando en las últimas décadas).

Estos malos hábitos de alimentación sumado a una vida sedentaria está haciendo estragos en la población, no sólo por el índice de obesidad colectivo sino también por dejar más vulnerable el organismo ante episodios cardiovasculares, varias veces, mortales.

Sin embargo, no siempre se debe solamente a malos hábitos adquiridos sino que también puede haber un factor hereditario, meramente genético.

En este último sentido, un estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), cuyos resultados fueron publicados recientemente en la revista científica Plos One, ha afirmado que el binomio entre la dieta mediterránea y el ejercicio anula la predisposición genética a la obesidad.

Esta investigación se basó en el estudio simultáneo de los dos principales genes vinculados a la obesidad, el FTO y el MC4R. Tras los análisis se constató que en aquellas personas sedentarias las variantes en estos genes que confieren predisposición a la obesidad están asociadas a un mayor índice de masa corporal, circunferencia de cintura y prevalencia de obesidad. Sin embargo, en las personas más activas, esta predisposición genética a mayor obesidad parecía anularse.

Además, se pudo comprobar que el llevar un estilo de alimentación apegado a la dieta mediterránea es igualmente capaz de anular la mayor predisposición genética al sobrepeso, conferida por los dos mismos genes.

La conclusión, entonces, es muy clara: la práctica de ejercicio físico y la alimentación son claves a la hora de compensar la mutación de los genes FTO y MC4R.

De aquí, la buena noticia es que las personas que tengan estos dos genes no tienen porqué ser obesas, ya que pueden anular dicha predisposición a través de una dieta adecuada y la práctica de actividad física frecuentemente.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz