La dieta durante el embarazo

embarazo omega 3

La dieta de una embarazada debe ser igual de nutritiva y equilibrada que la de cualquier persona, aunque se debe prestar algo más de atención a ciertos puntos. Además, se debe tomar un mayor recaudo en aquellas mujeres que ya han tenido más de un embarazo y, en especial, si ha pasado poco tiempo entre ellos, ya que sus reservas pueden ser menores.

La alimentación en esta etapa deberá ser variada y rica en nutrientes, y se procurará aumentar la ingesta de alimentos ricos en hierro y ácido fólico (vitamina B9). Recordemos que el hierro se puede incorporar a través de las lentejas, soja, las judías verdes, las espinacas, las carnes rojas, entre otros. El ácido fólico es esencial durante la gestación para un normal crecimiento de las células y para evitar la espina bífida.

Por lo general, se recomienda tomar suplementos de ácido fólico unos dos a tres meses antes del embarazo y a lo largo de todo el proceso. Su carencia, también puede llevar a otras afecciones para el feto, como son el labio leporino, bajo peso y tamaño, o incluso puede causar a un aborto espontáneo en el primer trimestre.

Para el calcio, será también esencial el consumo de productos lácteos desnatados (leche y sus derivados), recordemos que este mineral es necesario para un óptimo desarrollo de los huesos.

En cuanto a los nutrientes en general, las proteínas también cumplen un rol esencial, podrán incorporarse por intermedio de las carnes, pescados y huevos. Los hidratos de carbono complejos serán preferentemente la principal fuente de energía de la futura mamá, en este grupo se puede encontrar al arroz, las legumbres, frutas, patatas, cereales enriquecidos, entre otros.

Las verduras y frutas frescas son otro grupo importante de la dieta: de esta fuente se puede incorporar la mayor cantidad de vitaminas y minerales. Se puede elegir todo tipo de hortalizas y frutas, y para asegurarse una mejor nutrición escoger de todos los colores (ya que también se estarán incorporando fitonutrientes).

El aceite de oliva podría considerarse la grasa por excelencia durante este período (y todas las etapas de la vida también), ya que además de ser cardiosaludable contiene ácidos grasos esenciales necesarios para el normal desarrollo del tejido nervioso y la retina del feto.

La sal, será mejor limitarla y la cocción de los alimentos, que sea la más saludable posible: al vapor, al horno o hervido, será mejor opción que los fritos. Finalmente, se recomienda evitar los alimentos ricos en grasas, demasiado ácidos y los muy pesados.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz