La depresión en las mujeres y un mayor riesgo de ictus

Las mujeres que sufren de depresión cuentan con una salud más vulnerable y, en concreto, con un 2,4 veces más de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), según un reciente estudio australiano realizado durante 12 años en una muestra de 10.547 mujeres de entre 47 y 52 años de edad.

Estos resultados se publicaron en la última edición de la revista especializada ‘Stroke: Journal of the American Heart Association‘, y fueron bastante categóricos, ya que hasta después que los investigadores eliminaron otros varios factores que incrementan el riesgo de ACV, esta mayor probabilidad se mantuvo en 1,9 veces más en las féminas depresivas.

Al respecto, la autora principal del estudio, Caroline Jackson, remarcó que “al tratar a las mujeres, los médicos deben reconocer la gravedad de los problemas de salud mental y los efectos que puede tener en el largo plazo“.

Aún más, la experta de la Escuela de Salud de la Población en el Universidad de Queensland, en Australia, añadió que “las directrices actuales para la prevención del ictus tienden a pasar por alto el papel potencial de la depresión“.

No es la primera vez que se analiza la relación entre ambos factores: un estudio realizado en los Estados Unidos sobre la salud de las enfermeras ya había encontrado un 30 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular entre las mujeres deprimidas, sin embargo, la edad media de los participantes era de tan sólo 14 años.

Para su investigación, Jackson y sus colegas analizaron los resultados de la encuesta de la representación nacional de un estudio longitudinal australiano sobre la salud de las mujeres, que tenía respuestas sobre salud mental y física de más de 10.000 mujeres entre los años 1998 y el 2010.

Cerca del 24 por ciento de los participantes reconoció estar bajo un cuadro de depresión. Además de esta toma de datos, se encontró que durante los años del estudio se registraron unos 177 ataques por primera vez.

Los investigadores utilizaron programas estadísticos y medidas en cada punto de medición para analizar la relación entre la depresión y el riesgo de derrame cerebral, además de distinguir los efectos independientes de la depresión, edad, nivel socioeconómico, hábitos de estilo de vida como el tabaquismo, el alcohol y la actividad física, y las condiciones fisiológicas, la hipertensión, enfermedades coronarias, sobrepeso y diabetes.

Aunque el mayor riesgo de ictus asociado con la depresión fue grande en el estudio, el riesgo absoluto de accidente cerebrovascular sigue siendo bastante bajo en este grupo de edad, matizó Jackson. “Es posible que tengamos enfoques más orientados a prevenir y tratar la depresión en las mujeres más jóvenes, ya que podría tener un impacto mucho más fuerte ahora que más tarde en la vida“, concluyó.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz