La bronquiolitis, una enfermedad que afecta a los más pequeños

La bronquiolitis es una enfermedad que afecta entre un 10 y un 15 por ciento de los niños españoles menores de un año, según estadísticas de los servicios de salud del país. Aunque el porcentaje sea significativo, vale destacar que la tasa de mortalidad es baja, en comparación con otras enfermedades como la neumonía y los males congénitos.

Se trata de un trastorno que puede ser provocado por varios tipos de virus, entre los que destacan el Virus Respiratorio Sincital, el Virus Adenovirus, el Virus Parainfluenza, el Rinovirus, entre otros, según se especificó desde el Servicio Vasco de Salud, con sede en Bilbao.

En cuanto a los síntomas, se debe decir que son muy parecidos a los que se manifiestan en un caso de gripe o catarro de vía aérea superior, y se pueden dar de forma más fuerte en el transcurso de dos a cinco días.

En principio, se observa una gran dificultad respiratoria, con respiración entrecortada y agitada, algunas veces con apneas y la emisión de un silbido similar al que se produce en casos de asma, tos constante, picos de fiebre durante los primeros días, un color pálido o azulado en el rostro del pequeño o en otras partes del cuerpo (estómago, pies y piernas), y todo ello con dificultades para dormir y para tomar el pecho o el biberón.

La bronquiolitis, como se dijo, afecta en mayor medida a los niños pequeños, menores de un año, y puede transmitirse por las secreciones respiratorias, por contacto directo o por elementos del hogar. El período de incubación puede ir de entre 2 a 8 días, según el virus que la ocasione.

Una vez manifiesta la enfermedad, los síntomas más generales pueden darse por unos tres días, en promedio. Lo importante es que los padres acudan de forma rápida a una consulta profesional ante la menor duda para evitar complicaciones más graves que, en casos extremos, pueden desencadenar en la muerte.

El médico indicará el tratamiento más adecuado según la naturaleza del virus y el grado de desarrollo de la enfermedad. En cuanto a la prevención, como aún no se disponen de vacunas efectivas para evitar el contagio de estos virus, lo más importante es su detección a tiempo.

Asimismo, los especialistas recomiendan tener en cuenta una serie de medidas que pueden ayudar en la prevención de esta enfermedad: evitar los cambios bruscos de temperatura o las corrientes de aire, tratar de no exponer a los bebés en sus primeros meses de vida en grandes multitudes de personas como centros comerciales y supermercados, y controlar los niveles de humedad y las corrientes de aire en la casa.

Vía BuenaSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz