La anorexia y bulimia, dos problemas graves

anorexia-y-bulimia

De los varios trastornos en la alimentación que hay, la anorexia y la bulimia se encuentren quizá en el tope de la lista: dos trastornos que afectan a gran cantidad de personas en el país, y que cada vez se da más en adolescentes y jóvenes.

Aunque por una cuestión más vinculada a la imagen, a los modelos que se inducen desde “fuera”, a presiones sociales, etc., afecte en mayor medida a las mujeres, los hombres no están exentos de padecerla y también, lamentablemente, suelen darse cada vez más casos.

La adolescencia suele ser una etapa crítica en este sentido y propicia para la manifestación de estas enfermedades: por lo general, tanto la anorexia como la bulimia suelen ir acompañadas de una baja autoestima y una falta de madurez y confianza, además de una extrema y enfermiza preocupación por el peso y la figura.

El tema no es menor y es motivo de preocupación y análisis de la comunidad médica y de la sociedad. Tener un peso por debajo del normal, una alimentación deficiente (o casi nula), pueden conllevar un riesgo severo para la salud (en casos extremos, llevar a la muerte).

El problema principal radica en que el paciente que sufre cualquiera de estos trastornos se ve gordo por más que esté extremadamente delgado, tiene una total distorsión de su propia imagen corporal. De aquí que evite comer (anorexia) o si lo hace, vomitar (bulimia).

No es extraño que estos pacientes recurran a todo tipo de artilugios para seguir perdiendo peso: pueden tomar laxantes y diuréticos, realizar sesiones de ejercicios extenuantes, esconder la comida si están frente a otras personas, etc., etc.

El tratamiento de un anoréxico o bulímico requiere de un plan integral de recuperación que contemple tanto una dieta especial y supervisada, fármacos adecuados, como asistencia o terapia psicológica. El punto básico estará en primer término en lograr que el paciente recupere el peso perdido, alcance uno saludable, y nutra su cuerpo con lo que necesita para el normal funcionamiento de todos sus sistemas y órganos.

La terapia psicológica también es un componente clave: la persona debe encontrar el asesoramiento y respaldo necesario para darse cuenta de su enfermedad, aprender a aceptarse, cuidarse y amarse, y lograr un equilibrio emocional que le evite volver a caer en el pozo de estos trastornos.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz