La actividad física, también importante en la menopausia para prevenir cáncer de mama

SPT

La actividad física, cuanto menos, moderada y frecuente, debería acompañarnos en todo momento de nuestras vidas, para gozar de una mejor salud y, a su vez, prolongar nuestra expectativa de vida. Un reciente estudio volvió a ratificar los beneficios del ejercicio: en este caso, en las mujeres menopaúsicas para reducir su riesgo de sufrir cáncer de mama.

Se trató de una investigación internacional cuyas conclusiones salieron publicadas en el último número de la revista médica “BMC Cancer”, y que fue encabezada por el Instituto Nacional del Cáncer de Bethesda (Estados Unidos). Puntualmente, este trabajo constató que las mujeres que se mantienen en forma y activas físicamente durante esta etapa de sus vidas son menos propensar a desarrollar esta enfermedad.

“Es el ejercicio entre moderado y vigoroso” el realmente efectivo en este sentido, subrayaron los autores. En específico, se detalló que sería necesario dedicar unas 7 horas semanales a las actividades físicas: entre las aconsejadas se mencionó al tenis, ciclismo, la natación, el jogging, la marcha e incluso el entrenamiento con resistencia. Pero aún  más: este estudio también rescató como actividades apropiadas a la jardinería practicada con frecuencia  y el trabajo doméstico enérgico.

En el otro extremo, otras actividades como los bolos, tenis de mesa, la pesca o los simples paseos no fueron considerados como “apropiados” para estos casos. Si bien estudios previos ya habían relacionado al ejercicio con la prevención del cáncer de mama, es ésta la primera vez que se especifica la cantidad y tipo de ejercicio necesario.

En este trabajo, los investigadores evaluaron a 110.000 mujeres postmenopaúsicas y el ejercicio que realizaban en cuatro etapas de sus vidas: entre los 15 y 18 años, entre los 19 y 29 años, entre los 35 y 39, y en los últimos 10 años antes del inicio del trabajo.

Luego, se les hizo un seguimiento durante los seis años y medio posteriores y se halló que aquéllas mujeres que habían realizado durante ése último tiempo más de siete horas semanales de ejercicio “moderado – vigoroso” tenían un 16 por ciento menos de desarrollar un tumor en sus mamas.

Sin embargo, esta relación no pudo comprobarse en el caso de la actividad física más moderada.

Vía DiarioSur

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz