La actividad física también ayudaría a los niños con alergias

Otro buen motivo para incentivar a los  más pequeños a realizar actividad física: diversos estudios sugieren que el ejercicio también beneficia a los niños que sufren alergias, ya que mejora y estimula el sistema respiratorio, cardiovascular y muscular.

Según un reciente trabajo realizado por la Universidad de Cagliari (Italia), la práctica regular de ejercicio reduce los síntoma alérgicos en los pequeños. Sin embargo, es frecuente que suceda lo contrario, es decir, que muchos padres limiten las actividades deportivas de sus niños por miedo a que sufran un ataque de asma.

Los investigadores italianos han asegurado que el ejercicio físico tiene efectos positivos sobre el sistema cardiovascular y respiratorio, al tiempo que mejora el desarrollo muscular, de aquí su importancia para el crecimiento óptimo del niño. Pero además, les refuerza el sistema inmunológico y ayuda a reducir la inflamación alérgica.

La Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergología Pediátrica (SEICAP) recomienda llevar al niño a a un médico especializado, a un alergólogo pediátrico, para que prescriba un tratamiento preventivo y unas pautas para que el menor pueda llevar una vida normal. Según esta sociedad la mayor parte de casos de asma tienen un componente alérgico.

Sin embargo, los especialistas han destacado que los niños con asma no deben verse aislados o impedidos a la hora de practicar deporte, sino ser tratados por su problema, y continuar con su vida normalmente, y haciendo actividades físicas.

De todos modos, los expertos recordaron que las condiciones del lugar en el que se practica la actividad pueden exponer a los niños a alérgenos que puedan ocasionarles reacciones como anafilaxia. Entre estos factores se incluyen el aire frío, la humedad, campos de hierba o recintos con polvo, ya que pueden agravar los síntomas de aquellos niños que sufren asma alérgica y provocarles una crisis.

Así también, habría que tener cuidado con determinados materiales usados durante el ejercicio físico como tatamis o colchonetas, ya que pueden contener látex o ácaros de polvo que pueden agravar los síntomas de estos pacientes.

Finalmente, los alergólogos pediátricos reconocieron que hay actividades físicas más recomendables para los menores: aquellas en las que se el esfuerzo es progresivo y hay más descansos, como por ejemplo se recomendó el tenis, el voleibol, las artes marciales o la natación.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz