La actividad física, aliada en la lucha contra el cáncer

Ya se ha dicho que la actividad física es uno de los principales aliados de la salud: dentro del abanico de ventajas, también se incluye que ayuda en la prevención del desarrollo de tumores, que mejora la calidad de vida de los pacientes con cáncer ya diagnosticado y los ayuda a recuperarse mejor.

Por estos días, en Madrid se está celebrando una serie de jornadas que tienen a la relación entre el deporte y el cáncer como eje temático: expertos se encuentran repasando los últimos avances en la materia.

La clave radicaría en adaptar la actividad física al perfil de cada paciente, a su estado físico y a su tipo de cáncer, según coincidieron los especialistas reunidos en el estadio Santiago Bernabeu por convocatoria de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid – Universidad Europea de Madrid.

El ejercicio “aumenta las defensas, acelera la recuperación tras una cirugía, previene enfermedades oportunistas, mejora la apariencia física, la autoestima, la motivación y otros aspectos psicológicos”, enumeró como principales beneficios de la actividad física el vicepresidente de la Asociación EuropaColon

, Carlos Hué, y paciente operado hace siete años de este tipo de tumor.

Si bien los profesionales destacaron la importancia de moverse, y de cualquier modo, se enfatizó en que la actividad escogida “dependerá de cada individuo”, según el estado y preferencias de cada cual.

Si se trata de un paciente con un caso avanzado de cáncer y con un estado de salud más deteriorado, quizá sea suficiente con “salir a la calle a pasear.

Lo cierto es que la actividad física en un paciente con cáncer diagnosticado, siempre que cuente con el aval y seguimiento de su médico, no sólo lo ayudará a sentirse mejor, sino que también “podrá aliviar la fatiga que provocan los tratamientos contra el cáncer en un 70 por ciento de los pacientes”, según puntualizó Margarita Pérez Ruiz, profesora de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Europea de Madrid.

Juan José Cruz, vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), enfatizó en que el sedentarismo y la obesidad están “implicados en un elevado porcentaje de tumores”; sólo el tabaquismo se ubica un peldaño más arriba en la lista de factores ambientales dañinos y desencadenantes de cáncer.

El ejercicio es una poderosa medicina“, concluyó Pérez, citando al diario ‘The New York Times’. “Beneficia al sistema muscular, aumenta la capacidad cardiorrespiratoria, reduce las náuseas y vómitos de la quimioterapia, reduce los efectos secundarios de algunas terapias sobre el corazón y la médula ósea… Pero hay que dosificarlo bien y adaptar su intensidad a cada paciente y a la evolución de la enfermedad”.

Vía ElMundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz