Judías pintas, las recetas más saludables

Judías pintas frescas

Es difícil encontrar alimentos con poco valor calórico pero que a su vez sean capaces de llenarnos y darnos la energía suficiente como para aguantar el ritmo del día, sobre todo si estamos en los inicios de una dieta. Son esos mismos días en los que no sabemos exactamente qué comer y en los que vigilamos con lupa todos los alimentos que tenemos en la nevera. Nos aseguramos mucho de tener los alimentos más adecuados, aquellos que son aptos para nuestra dieta y que no nos producirán un efecto negativo, como las judías pintas. Quizá no tenemos costumbre de comerlas, pero cuando hacemos dieta tenemos que estar abiertos a descubrir nuevos sabores. Esta legumbre es una buena propuesta.

Las judías son una comida que muchas personas odian porque les recuerda a las horribles judías que les obligaban a comer en el comedor del colegio o en casa cuando eran niños. Cuando éramos pequeños no las tolerábamos y preferíamos que nos dieran pasta o pizza, pero ahora que somos adultos nos tenemos que reconciliar con este alimento. Porque aunque nos sorprenda, en 100 gramos de judías pintas solo hay 250 calorías. Además, tienen un valor energético del 11% de lo que necesitamos al día.

Como veis, es un alimento muy completo y versátil, ya que puede comerse como un plato de cuchara o en ensalada. Existen diferentes formas para comerlas. Hoy os daremos unas cuantas recetas para que podáis introducir las judías pintas en vuestra alimentación y así disfrutar de ricas y nutritivas cenas o comidas a la vez que ayudáis a vuestro organismo al comer algo tan sano y saludable como esta legumbre.

Judías pintas fritas

Esta forma de cocción es el acompañante perfecto para un filete de lomo o una pechuga de pollo. Para ello solo necesitamos judías pintas (podemos comprar los botes de judías precocinadas que hay disponibles en cualquier supermercado), un poco de ajo, sal y pimienta al gusto.

La receta de judías pintas fritas es la más sencilla del mundo. Primero debéis echar un poco de aceite a una sartén y dejar que se caliente para luego meter dos dientes de ajo (pueden ser enteros o a láminas, eso depende de cuál sea vuestra preferencia) y a la vez verter las judías pintas al gusto, pero siempre con mucho cuidado, ya que el aceite puede saltar y quemarnos. Lo salpimentamos y vamos dando vueltas a las judías para que vayan mezclándose con el sabor del ajo y con los condimentos para luego servir. En menos de 5 minutos podéis tener una cocción y preparación de judías pintas, completamente diferente a lo que estamos acostumbrados.

Plato de judías pintas con arroz

Judías pintas con arroz

Este plato es denominado de cuchara, esos mismos que tanto agradece el cuerpo cuando estamos en invierno y cuando necesitamos algo que nos caliente y nos reconforte. A diferencia de la receta anterior, esta necesita más elaboración, tiempo e ingredientes. Apuntad lo que necesitaréis para prepararlo:

  • 300 gramos de judías pintas
  • 50 gramos de arroz
  • Media cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Sal al gusto
  • Aceite

Antes de nada hay que poner las judías pintas a remojar toda la noche anterior. Aunque si lo deseamos esta receta la podemos preparar también con judías precocinadas. Tras ello los primeros pasos son tan simples como picar bien fina la cebolla y los dientes de ajo para luego sofreírlos en aceite caliente hasta que se pongan de un color dorado, siempre vigilando que no se quemen y dejen mal sabor. Tras ello hay que retirar la olla del fuego para verter la cucharadita de pimentón. Nunca olvidéis apartar la olla del fuego porque el pimentón puede quemarse con mucha facilidad, dejando un sabor muy amargo que hará el plato incomestible. Tras echar el pimentón y mezclar bien la cebolla y el ajo es momento de verter las judías pintas y mezclar todo de nuevo.

Llegados a este punto hay que echar agua hasta cubrir por completo las judías y volver a colocar la olla en el fuego, dejando que cueza a fuego medio. Ahora agregamos el laurel y si nos apetece echamos un poco de tocino o chorizo, siempre al gusto de cada comensal, aunque respetando que necesitemos ingerir más o menos calorías. Luego tapamos la olla para dejar que cueza a fuego medio durante un mínimo de una hora. Durante ese tiempo hay que ir vigilando que no se queden secas e ir vertiendo un poco de agua fría si es necesario hasta los últimos 15 minutos, que será cuando echemos el arroz y dejemos que todo se cueza hasta que el arroz se vuelva meloso.

Si sacáis partido a estas recetas de judías pintas notaréis cómo a lo largo del día disfrutáis de una mayor carga de energía para afrontar con éxito cualquier tipo de tarea. Además, como podréis haber visto, son un plato de preparación mucho más sencilla de lo que se podría imaginar.

Foto: Tony Alter

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz