Jengibre: contra las náuseas y vómitos

El jengibre

tiene múltiples beneficios, y ha sido utilizado en China desde hace más de 3.000 años con fines medicinales. Fue Marco Polo quien lo introdujo en Europa, y desde entonces, se convirtió en una especia muy buscada.

Esta raíz, de sabor picante, se puede tomar cruda, en infusión o té, picada o incluso confitada, y es conocida por ser de alivio para la garganta e, incluso, para reducir los síntomas en casos de náuseas y vómitos (también durante el embarazo).

Entre sus nutrientes destaca la presencia de vitamina C, calcio, potasio y magnesio, además, posee polifenoles y componentes antioxidantes de gran beneficio para nuestro organismo.

Con respecto a sus propiedades, el jengibre se utiliza para aliviar casos de mareos: uno de los estudios más recientes al respecto data de la década del 80, en el que se probaron los efectos del polvo de raíz de jengibre en 80 cadetes nuevos navales que realizaban maniobras en alta mar durante tormentas. Se encontró que el grupo que había tomado un gramo de esta sustancia tenía menos síntomas de cinetosis que el grupo al que se le había dado un placebo.

Pero así también, el jengibre es de ayuda para las mujeres embarazadas y para combatir las náuseas propias de esta etapa tan sensible: por caso, en la revista médica Obstetrics and Gynecology se publicó en el 2001 una investigación sobre la efectividad del jengibre contra las nauseas de la gestación.

Unas setenta mujeres en la dulce espera, con menos de 17 semanas de embarazo, fueron estudiadas durante cinco meses para determinar si el jengibre tenía o no algún efecto sobre sus nauseas matutinas. Con tal objetivo, a un grupo se le dio un gramo de polvo de raíz de jengibre al día, mientras que a otro, que sirvió de control, se le dio un placebo.

En el primer caso, se observó una reducción significativa de las  nauseas y vómitos, y sin efectos secundarios registrados.

Finalmente, vale mencionar otro estudio donde se concluyó que el uso de esta raíz es también un buen antiemético, para aliviar las nauseas post cirugía. En un hospital de Londres se suministró un placebo controlado a 60 mujeres que habían sufrido una cirugía ginecológica mayor, mientra que a otra cantidad similar se les dio raíz de jengibre, y a un tercero, un medicamento contra las nauseas y vómitos, metoclopramida. El jengibre tuvo unos resultados similares al medicamento prescrito contra nauseas y vómitos.

Vía Viviendosanos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz