Investigadores norteamericanos logran convertir de forma directa células de piel en neuronas

Un nuevo paso importante se ha dado en la ingeniería genética y en el mundo de la ciencia y la medicina: un grupo de especialistas estadounidenses ha logrado transformar células diferenciadas maduras en neuronas funcionales sin tener que llevarlas primero a estado embrionario.

Los resultados de este trabajo efectuado por expertos de la Universidad de Stanford en Alto Palo, California, liderados por Marius Wernig, salieron publicados en la revista Nature. Puntualmente, los investigadores convirtieron fibroblastos -es decir, células de la dermis- directamente en neuronas.

Según se explicó, la clave radica en la identificación de tres genes concretos que hacen posible esta transformación.

Hasta el momento, la única vía que se conocía para lograr que una célula adulta se diferenciase en otra adulta era llevarla, como paso previo, a un estado embrionario. Luego sí se podía derivar en otro tipo de célula, fuese nerviosa, cardíaca, ósea, etc. Es decir, la célula madura se convertía en una célula madre pluripotente.

Lo cierto es que este sistema también tiene su importante inconveniente: el proceso de transición en una fase embrionaria aumenta la capacidad de proliferación y, por ende, de terminar en tumores.

Estos nuevos trabajos efectuados por los especialistas norteamericanos con fibroblastos de ratón permitieron generar células que se comportaban como neuronas de una forma rápida, directa y eficiente. De hecho, se observó que estas células establecían conexiones entre ellas, una característica esencial para que el tejido nervioso cumpla con sus funciones.

Los responsables aseguraron que este nuevo método descubierto podría convertirse en una vía efectiva para obtener células que permitan tratar varias enfermedades, dentro de la rama que se conoce como medicina regenerativa.

Se trata de “un paso muy importante“, aseguró José Manuel García Verdugo, catedrático de Biología Celular de la Universidad de Valencia. “Hace tan sólo 10 años nos parecía ciencia ficción; no pensábamos que fuera factible”, afirmó.

Sin embargo, aún queda mucho por investigar e incógnitas por develar. El trabajo se ha realizado in vitro, queda pasar a los ensayos directos en animales y, más adelante, en seres humanos.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz