Investigadores habrían descubierto una importante clave del envejecimiento

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Londres y del King College encontró que un gen llamado TERC, estaría involucrado de forma directa en el envejecimiento. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron más de medio millón de variantes genéticas a lo largo de todo el  genoma.

Según explicaron los autores existen dos formas de envejecimiento: la cronológica que, como bien indica su denominación, tiene que ver con el paso de los años, y la biológica, que está relacionada con las características de las células (es decir, si el estado en el que están equivale a la edad cronológica o si, por el contrario, son más jóvenes o más viejas que ella).

El codirector del estudio, Nilesh Samani, declaró que hay suficiente evidencia como para asegurar que las enfermedades vinculadas con la edad, entre las que se incluyen los trastornos cardiovasculares y el cáncer, “están más relacionadas con la edad biológica que con la cronológica”.

Para realizar la investigación, cuyos resultados se publicaron en la última edición de la revista Nature Genetics, los especialistas se centraron en los telómeros, unas estructuras ubicadas en el extremo de los cromosomas: todos, al nacer, tenemos telómeros de una determinada longitud y a medida que vamos envejeciendo, se van acortando.

De aquí, que su largo sea el marcador más importante que se conoce para determinar del envejecimiento biológico.

“En este estudio lo que descubrimos es que estos individuos que portan una variante genética particular tenían telómeros más cortos, por lo que parecían biológicamente más mayores“, explicó Samani .

“Dada la asociación de los telómeros más cortos con las enfermedades asociadas a la edad, los descubrimientos plantean la cuestión de si los individuos que portan la variante se encuentran bajo un mayor riesgo de desarrollar tales enfermedades “, añadió.

Por su parte, Tim Spector, otro de los codirectores del trabajo, agregó que las variantes identificadas se encuentran cerca de un gen llamado TERC, cuyo papel en el mantenimiento de la longitud de los telómeros ya se conocía.

“Lo que nuestro estudio sugiere es que algunas personas están genéticamente programadas para envejecer a una tasa más rápida. El efecto era bastante considerable en aquellos con la variante, equivalente a entre 3 y 4 años de ‘envejecimiento biológico’ medido por la pérdida de longitud de los telómeros” , explicó Spector.

Por ello, los investigadores concluyeron que éstas personas, más susceptibles genéticamente, pueden incluso envejecer de forma más rápida si encima se exponen a otros factores que aumentan el proceso de deterioro celular, como es el cigarrillo, o si llevan un estilo de vida sedentario o padecen de obesidad.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz