Investigadores estadounidenses hallan la misma eficacia en distintos fármacos antirretrovirales

Según un estudio estadounidense que demandó más de cuatro años de ensayos clínicos centrado en el Sida y los mejores fármacos para comenzar a contrarrestar los efectos del virus VIH, los inhibidores de la proteasa son tan beneficiosos como los no nucleósidos, considerados hasta el momento como los más eficaces en el inicio del tratamiento.

El trabajo contó con más de 1.800 pacientes, con un promedio de 38 años de edad, quienes habían utilizado hasta cuatro combinaciones distintas de fármacos. Las conclusiones de este grupo independiente de investigadores, conocido por sus siglas en inglés como ACTG, fueron presentadas recientemente en la 17 Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas celebrada en San Francisco, Estados Unidos.

Durante el transcurso del seguimiento, los pacientes tomaron, por un lado como base de nucleósidos, las combinaciones de abacavir (ABC) y lamivudina (3TC), comercializada como ‘Kivexa’; o bien tenofovir más emtricitabina, registrado como ‘Truvada’.

Luego, se les añadió en cada brazo del estudio o el fármaco no nucleósido efavirenz, registrado en algunos países como España o Estados Unidos como ‘Sustiva’, o el inhibidor de la proteasa atazanavir, que  se comercializa con el nombre de ‘Reyataz’, potenciado con ritonavir.

Transcurridos los cuatro años de estudio, los investigadores encontraron que en todas estas combinaciones la eficacia era de casi un 90 por ciento, más allá del nucleósido tomado como base y el fármaco empleado. Así también, la tolerabilidad fue “muy satisfactoria”, según destacó el director del Servicio de VIH del Hospital de Chelsea y Westminster de Londres (Reino Unido), Anton Pozniak.

Lo más importante de estos hallazgos es que ahora se pueden considerar a ambas opciones efectivas para pacientes que tengan resistencia a los no nucleósidos.

Los resultados de este estudio demuestran que “si no damos una cosa podemos dar otra que cuenta con una eficacia similar“, señaló al respecto Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Finalmente, Moreno también aseguró que “se tolera igual de bien y, en ambos casos, a largo plazo las posibilidades de inducir un problema de lipoatrofia son muy bajas”. En el resto de pacientes (que no tengan resistencia a los no nucleósidos), habrá quienes puedan empezar con uno o con otro y “en ese caso habrá que elegir”.

Vía Europapress

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz