Intoxicaciones alimentarias y el verano

5 alimentos que puedes congelar (y quizás desconoces) 1

Con la llegada del verano, las temperaturas suben y con ello aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria. Una de las más frecuentes es la salmonelosis, aunque no la única. También se incrementan los casos de listeria monocytogenes o de e. coli. Por ello, más que nunca habrá que extremar los cuidados en la higiene, manipulación y conservación de los alimentos.

Salmonelosis, la más presente en el verano

Verano y Salmonella parecen ser un binomio inseparable cada verano: las altas temperaturas y la falta de higiene en la cocina, así como una inadecuada manipulación de los alimentos, potencia la aparición de esta bacteria que se encuentra de forma natural en el intestino del ser humano y de los animales, por lo que las heces son un foco de contaminación de los alimentos y del agua.

Los alimentos más implicados suelen ser los huevos crudos (en preparaciones como la mayonesa) o poco cocinados, aves mal cocidas y alimentos cocinados que se han dejado a temperatura ambiente durante varias horas.

Síntomas: los principales síntomas son diarrea, vómitos, fiebre y dolor de cabeza. Se calcula que un cerca de la mitas de los casos que se producen tienen su origen en el mismo hogar.

Para evitar los riesgos de salmonelosis a través de los huevos, se recomienda: no lavarlos ya que su cáscara es muy porosa y la humedad facilita la penetración de bacterias en el interior; no usar huevos rotos; conservarlos en la nevera en la posición correcta; lavar el plato donde se ha batido o manipulado el huevo crudo; o cocinar la carne bien para que no quede cruda.

Más bacterias del verano

*E.coli. Está presente sobre todo en carne cruda o poco cocinada, leche cruda y productos frescos crudos. Su prevención se basa en someter los alimentos a un proceso de cocción adecuado, de forma tal que se cocine bien toda la pieza de manera homogénea, con especial énfasis en el centro; evitar el consumo de leche cruda, es decir, no pasteurizada, o agua no potable; y lavar y desinfectar los vegetales que se vayan a consumir crudos.

*Campylobacter. Afecta sobre todo a alimentos como pescado crudo o poco cocinado, pollo poco cocinado y, como en el caso anterior, leche sin pasteurizar y agua no potabilizada. Para prevenirla es recomendable cocinar bien la carne y evitar las contaminaciones cruzadas, uno de los mayores riesgos para este microorganismo.

*Listeria monocytogenes. Otra bacteria pero que en este caso se multiplica de forma rápida en alimentos refrigerados, alimentos listos para consumir, leche cruda, verduras o productos en conserva. La prevención pasa por evitar el almacenamiento prolongado de vegetales (aunque sea a temperaturas de refrigeración); limpiar bien las superficies y utensilios con los que se manipulan los alimentos crudos; cocinar de manera homogénea los alimentos; y mantener una correcta higiene en la nevera.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz