Insolación, consejos vitales para evitarlo y no caer ante el calor

Insolación y calor

Las temperaturas están aumentando poco a poco y en algunas zonas de España ya están llegando a algunos niveles de auténtica pesadilla. Por eso la insolación está cada vez más en nuestra cabeza por el miedo que le tenemos a sus efectos secundarios. Nadie está a salvo de ella debido a que un golpe de calor puede afectar a cualquier persona por igual ya esté sana o enferma. Por eso es necesario que os demos algunos consejos vitales que os ayudarán a evitarlos y que así este inicio del calor no os produzca una situación tan grave como esta.

Insolación, las horas malditas

Una de las cosas que debéis recordar y que algunas veces dejamos al margen es que hay determinadas horas del día (unas cuantas desgraciadamente) en las que debemos ser cuidadosos y no ponernos en riesgo. En especial hablamos de hacer deporte, algo que en estos tiempos de calor se puede convertir en algo totalmente horrible. Si no podemos evitar llevar a cabo actividades deportivas en estos días y no tenemos un gimnasio climatizado donde hacerlo, lo mejor será que tengamos en cuenta los márgenes límite que recomiendan las instituciones vinculadas al entorno de la salud. En este sentido la primera barrera que se impone entra en vigor a las 9 de la mañana. Hasta esa hora podéis hacer deporte, pero a partir de las nueve deberíais parar. El margen del tiempo establecido como peligroso llegará hasta las cuatro de la tarde. A partir de las 16:00 horas el calor irá reduciéndose, pero a medida que avancen las semanas os recomendamos que alarguéis esta barrera y que la llevéis hasta las 17:00 sin problemas.

¿Quiénes tienen más riesgo haciendo deporte en una hora no recomendada? Los adultos de una edad avanzada y los niños. Si por alguna cuestión no podéis evitar arriesgaros, prestad atención a síntomas como mareos, dolor de cabeza, náuseas, pulso fuerte y demasiado rápido o piel de un color más rojo del habitual cuando hacemos actividades deportivas. Todo ello podría estar avisándonos de una insolación inminente.

Trabajar en un buen ambiente

Si el propietario de tu piso aún no te ha instalado una unidad de aire acondicionado sería conveniente que negociaras con él para que te la ponga. Y si en tu oficina solo usan ventiladores… te deseamos buena suerte. La realidad es que estas condiciones son peligrosas, harán que te sientas mal y que puedas sufrir un golpe de calor e incluso se reducirá tu rendimiento en todo lo que hagas. Dicho de otra manera: tienes que ponerle remedio. Por lo tanto, te recomendamos que revises la ventilación de tu entorno y que te asegures de que el flujo de aire es el adecuado. Ten cuidado si estás en contacto directo con los rayos del sol (por ejemplo, si tienes la silla justo al lado de la ventana) y tomar descansos frecuentes para revisar tu condición física y asegurarte de que todo se encuentra bien. A veces nos concentramos tanto en nuestras cosas o en el trabajo que nos olvidamos de comprobar cómo nos encontramos y en cuanto volvemos del despiste la insolación nos golpea.

Insolación agua fresca

Líquidos adecuados

Para luchar contra la insolación y los golpes de calor necesitamos estar hidratados. No podemos arriesgarnos a que no sudemos de forma conveniente y que nos acabemos encontrando mal. Por eso tenemos que estar bien hidratados y no todas las bebidas son igual de recomendables. Lo primero es el agua, la cual debemos ingerir en grandes cantidades, aunque sin pasarnos, porque como ya hemos dicho en algunos casos si tomamos en exceso tampoco nos vamos a encontrar bien. Un buen truco es hervir el agua, algo que se está haciendo a menudo por parte de expertos y que asegura la máxima calidad cuando la bebemos. Eso sí, hay que utilizar gotas de cloro con la intención de realizar una desinfección de la misma.

Si bebemos agua estaremos más protegidos y evitaremos sustos con el sudor, pero ante todo lo que hay que hacer es evitar ciertas bebidas. La cerveza nos puede gustar mucho, pero no será nuestra mejor aliada en estos momentos del año. Olvidemos esa deliciosa sensación de la cual disfrutamos bebiendo una cerveza fresquita en un día de calor extremo. Lo mismo os decimos a los que prefiráis un refresco en vez de la cerveza. La cafeína y el alcohol son malos para los días en los que hay riesgo de que seamos víctimas de un golpe de calor.

Sin miedo al calor

Poniendo en práctica estos consejos os aseguramos que tendréis muchas menos posibilidades de sufrir una insolación y de tener otros efectos secundarios derivados de ella. Ante todo hay que ser prudentes y estar atentos a todos los síntomas y señales con los que nos podemos encontrar en una situación en la cual el calor sea insoportable. ¡No cometamos riesgos y mantengámonos sanos todo el tiempo posible!

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz