Inmunoterapia: los secretos de la vacuna contra el cáncer

Una vcuna a prueba con la inmunoterapia

La inmunoterapia puede ser la respuesta a aquello que tanto ha buscado la sociedad a lo largo de los años: la vacuna contra el cáncer. No hay enfermedad más terrible y mortal entre las personas que el cáncer, el cual se puede presentar prácticamente en cualquier parte del cuerpo siempre que haya células. Debido a ello se han realizado tantas investigaciones y estudios, así como pruebas, con la intención de poder encontrar de una vez por todas la forma de detener esta enfermedad y así salvar la vida a millones de personas. Un nuevo trabajo publicado en Alemania arroja luz sobre la posibilidad de que esta técnica se convierta en esa ansiada solución.

Inmunoterapia como remedio

El plan es sencillo y con él se retoma una de las estrategias que se han apoyado desde mucho tiempo atrás: que debería ser el cuerpo el que se ocupe de luchar contra el cáncer gracias a la bioterapia. De todas formas, hasta ahora todas las técnicas habían sido ineficientes. Había ciertos conceptos generales que podrían haber tenido éxito, pero ninguno de ellos logró obtener un resultado positivo. Esto ha cambiado con el estudio sobre inmunoterapia que han realizado un grupo de científicos de Alemania. Constatan que primero trabajaron con ratones, obteniendo éxito en el proceso y luego pasaron a probar con humanos.

Contaron con el apoyo de tres enfermos de cáncer que ya tenían el melanoma avanzado y lo que se encontraron es que su técnica funcionó. Por lo tanto, saben que poco a poco están acercándose a la solución definitiva que ayudará a que se pueda crear una vacuna universal que permita evitar el cáncer. Para eso todavía queda, pero cualquier atisbo de optimismo por medio de la terapia biológica es bueno y nos ayuda a ver el futuro con otros ojos.

Así funciona la técnica

Como decimos, hay que instruir al cuerpo y que este sea el que se ocupe de acabar con las células cancerígenas que se están reproduciendo en el organismo. La idea de luchar contra los tumores no es nada sencilla de aplicar, puesto que en el momento en el cual se intenta aplicar se producen distintos inconvenientes. Lo más problemático es instruir al organismo para que sepa detectar los momentos exactos en los que actuar, dado que hay muchas etapas de confusión en relación a esto.

El proceso utilizado en la prueba ha consistido en representar el proceso por el cual el organismo se encuentra cara a cara con un desencadenante de cáncer. Para ello ha introducido nanopartículas en el cuerpo de los pacientes, estando estas formadas por ARN procedente originariamente de un tumor. De esta manera el organismo ha entendido que esas nanopartículas añadían un claro problema para el interior, lo que ha provocado que el sistema responda de forma autoinmune a la amenaza. El momento en el cual se realiza esta activación la autodefensa del organismo trabaja para desencadenar el efecto necesario con el objetivo de luchar contra el cáncer.

Inmunoterapia contra el cáncer

Hasta ahora ya se habían puesto en marcha iniciativas similares de terapias MRB, pero los investigadores siempre se encontraban con el mismo problema: el cuerpo no era capaz de diferenciar entre las células sanas y las cancerígenas. El problema de ello es que el sistema inmune del cuerpo no tiene la posibilidad de ver las diferencias entre los dos tipos de células, al menos de forma prudencialmente temprana. Son células demasiado parecidas en forma y las cancerígenas no desvelan cuál es su identidad hasta que llevan a cabo la liberación de antígenos en mayor medida en comparación a las células sanas.

Además de esto, la detección de estas células cancerígenas´tienen otro problema: no se producen inflamaciones ni muestras de que algo va mal en el interior del cuerpo. Con la ausencia de inflamación lo que pasa en el sistema inmunitario del organismo es que no tiene constancia de lo que está ocurriendo, así que no actúa en respuesta a esta situación. En el peor de los casos, la escasez de acciones de apoyo que proporciona el organismo se puede convertir exactamente en lo contrario: en un proceso que acabe fomentando la aparición de tumores.

Un gran reto por resolver

Como alternativa a la técnica del estudio alemán se han presentado otras demostraciones de que el concepto que se está desarrollando podría dar buenos resultados con algunos cambios. Por ejemplo, en un caso se han utilizado las mismas nanopartículas de ARN para bioterapia, pero con la diferenciación de que han sido cubiertos por una membrana formada de células. Lo que ha ocurrido es que esta membrana ha mantenido protegidas las nanopartículas, consiguiendo un efecto muy positivo en el interior, dado que se ha producido el proceso de fabricación dentro de nosotros de un compuesto que permitirá vivir más.

Estos avances hacen que estemos muy ilusionados, porque finalmente vemos que se están realizando descubrimientos y mejoras para luchar en condiciones contra el cáncer. Parece que solo tenemos que tener un poco más de paciencia y esperar a que finalmente ocurra el milagro y que el cáncer deje de ser la enfermedad que nos da miedo a todos sin excepción. Para lograr que esto ocurra habrá que aprovechar bien técnicas como la inmunoterapia.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz