Informe: la mala alimentación es más frecuente que los hábitos sanos

Informe: la mala alimentación es más frecuente que los hábitos sanos 1

Si bien en los últimos años ha comenzado a haber más información y conciencia sobre la necesidad de comer más sano y no dejarse llevar por el marketing que ha propagado el fast food y los “alimentos vacíos”, los malos hábitos siguen siendo aún más potentes. Así concluyó un extenso estudio que se realizó sobre casi 4.500 millones de adultos en distintas partes del mundo.

Esta conclusión es más que relevante si se toma en cuenta que la mala alimentación y los hábitos poco saludables son los factores de riesgo más extendidos globalmente para el desarrollo de enfermedades crónicas, de variada gravedad.

Para cuidar la salud y evitar trastornos no es necesario solo optar a diario por alimentos saludables sino también consumir la menor cantidad de productos perjudiciales.

La investigación publicada en la edición de marzo de la revista Lancet Global Health revisó las tendencias de alimentación mundiales, tras reconocer que “los patrones saludables de alimentación son una prioridad global para reducir las enfermedades no transmisibles“. Las principales enfermedades no transmisibles son, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes.

Hábitos dietéticos, según países

Los autores analizaron las dietas de 187 países, de modo que han podido comparar resultados entre naciones de diferentes ingresos. Esto les ha permitido constatar que los países menos ricos presentan un menor consumo de alimentos saludables que los países de altos ingresos, pero que estos últimos también ingieren mucha más cantidad de “ítems insanos”, en palabras de los autores de la investigación.

Se está así ante una situación paradójica, en la que la tendencia positiva en el consumo de alimentos saludables se ve superada por una cada vez mayor ingesta de productos superfluos.

En una entrevista llevada a cabo por el portal HealthDay, los investigadores han especificado que el hecho de que la alimentación malsana esté aumentando con mayor rapidez que la alimentación saludable es muy preocupante, por lo que “se deben tomar medidas para revertir esa tendencia“.

Estos hallazgos, tal y como señala el líder del estudio, el doctor Fumiaki Imamura, “tienen implicaciones para los gobiernos y los organismos internacionales de todo el mundo“.

Estos malos hábitos suponen un alto coste sanitario por su vinculación directa con la obesidad, las enfermedades crónicas (como la diabetes) e incluso con la mortalidad prematura. De hecho, estiman que en el año 2020, casi el 75 por ciento de las muertes serán atribuibles a enfermedades no transmisibles cuya relación con la dieta es irrefutable.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz