Incorporar pescado azul a nuestra dieta, clave para evitar enfermedades cardiovasculares

Incorporar pescado azul a nuestra dieta, clave para evitar enfermedades cardiovasculares 1

De acuerdo a las últimas investigaciones desarrolladas en todo el mundo, la aparición de las enfermedades cardiovasculares guarda una directa y estrecha relación con la composición de la dieta que cada persona ejecuta cotidianamente, y puntualmente con la cantidad de grasa que se ingiere con cada alimento. En este sentido, se establece que los distintos tipos de grasa que hoy se conocen dependen de manera directa de los ácidos que las componen, encontrándose una variedad de grasa que genera un importante beneficio para la salud cardiovascular. Al respecto, las estadísticas marcan que existen dos poblaciones en todo el mundo que se destacan por la escasa presencia de esta clase de patologías, los japoneses y los esquimales, las cuales tienen como factor en común el alto nivel de ingesta de pescado.



Según estas mismas cifras, y de acuerdo también con una encuesta epidemiológica realizada recientemente en España sobre la base de 2 mil casos, más de la mitad de la población de nuestro país no consume la cantidad mínima de pescado azul recomendado en la dieta, mientras que un 30% de esos casos testigo ni siquiera ingiere este alimento como parte de su plan nutricional. Siguiendo con este análisis, las razones que brindan los españoles a la hora de explicar la falta de consumo de pescado son múltiples, incluyendo la falta de atracción por su sabor, la dificultad a la hora de prepararlo y el alto valor que presenta hoy en las tiendas. De la misma manera, y puntualizando el estudio por zonas geográficas, es en la zona norte en donde se consume pescado azul con mayor frecuencia, mientras que en las regiones de Levante y Canarias es donde menor cantidad se ingiere.

Volviendo a la opinión de los especialistas, los mismos sostienen que la composición de la grasa del pescado azul, puntualmente de la anchoa, el atún, el salmón, la sardina o la caballa, tiene como base principal los ácidos grasos insaturados, también denominados Omega 3, y que aporta grandes beneficios para el cuidado del corazón. Para poder alcanzar la dosis semanal de esta clase de grasas que recomienda la Organización Mundial de la Salud, es necesario incorporar dos porciones de pescado azul por semana, pauta que según las estadísticas no sigue la mayoría de los españoles.

En efecto, apenas un 15% de los encuestados afirma que hace algo para cuidar su corazón controlando la alimentación, mientras que 7 de cada 10 hacen ejercicio. Respecto de los valores obtenidos en la encuesta, vale destacar que más de la mitad de los consultados lleva una vida sedentaria y padece de sobrepeso u obesidad, siendo estos dos factores fundamentales a la hora de hablar de riesgos cardiovasculares. Otro dato preocupante es el que indica que casi un 60% de los españoles ni siquiera se ha efectuado un chequeo cardiovascular en el último año. Según expresan abiertamente los profesionales en la materia, la gran mayoría de esta clase de enfermedades se puede habitar a partir de la adopción de hábitos de vida saludables, destacándose la preservación de una alimentación equilibrada, cumpliendo los beneficios que las comidas nos aportan.

Compartir en Google Plus

Acerca de David

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz