Incendio de Seseña: consecuencias para la salud

incendio de Seseña en Toledo

En las últimas horas se ha producido un grave incidente cerca de la capital, en Toledo, que ha causado una gran preocupación entre los habitantes de la región. Se trata del incendio de Seseña, el cual ha derivado en importantes riesgos para la salud y consecuencias médicas que desgraciadamente afectarán a las personas que habitan los alrededores, tanto a corto como a largo plazo. Nosotros hemos querido profundizar en el incidente para informaros de cuáles con las consecuencias de lo ocurrido y de qué podéis hacer para minimizar los problemas médicos al mínimo.

Incendio de Seseña: las claves de lo ocurrido

No hay duda de que este incidente ha sido uno de los más terribles que hemos visto ocurrir en nuestro país en lo que vamos de este año 2016. Para los vecinos de la zona era algo que se veía venir, puesto que el cementerio de neumáticos que se ha incendiado llevaba mucho tiempo sin ningún tipo de control, ni vigilancia ni medidas de seguridad. Las ruedas se acumulaban de forma drástica, pasando incluso en algunos casos de las protecciones que había para dividir la zona. Los curiosos paseaban sin preocupación por los alrededores e incluso había quien usaba el cementerio para que sus perros hicieran sus necesidades. Ante este tipo de desdén era cuestión de tiempo que algo ocurriera, puesto que una simple chispa puede provocar un grave incendio. Y era algo que, como comentan los vecinos de la zona, ya se esperaban. Razón por la cual las casas y los pisos tienen un precio tan ajustado en esta región, a la vista de que el riesgo por incendio es más que significativo. Algo que, por desgracia, ha acabado ocurriendo.

Las llamas del cementerio de neumáticos van a significar problemas para los ciudadanos y no son precisamente de los que podemos solucionar con una medicina. De base las autoridades han recomendado que nadie que tenga algún tipo de problema respiratorio salga de casa. De hacerlo se encontrarían con un problema para su seguridad. Los colegios han echado el cierre temporal y se cree que van a aparecer muchas enfermedades a partir de ahora producidas por la nube tóxica basada en la quema de compuestos químicos almacenados en los neumáticos.

¿Hasta dónde están en riesgo los habitantes?

Las personas que no tengan cuidado y entren en contacto con esta nube tóxica, formada al quemarse miles y miles de neumáticos (la cifra de ruedas en el cementerio se estima que supera las 100 mil toneladas en peso), podrían sufrir graves problemas. El pulmón sufrirá una inflamación de tipo agudo que puede derivar en que aparezcan neumonías, mientras que la irritación de las vías aéreas, un efecto básico ante estas nubes tóxicas, es posible que lleve a sufrir un broncoespasmo. Y del broncoespasmo a insuficiencia respiratoria no hay tanto camino como se pueda imaginar. El aparato respiratorio se verá dañado de distintas maneras y lo “menos malo” que nos puede ocurrir es que tengamos ataques de tos y problemas para tragar, problemas que se acabarán solucionando con el tiempo. En el estómago es posible que se sufran diversas alteraciones en el aparato digestivo, mientras que volviendo al pulmón, las consecuencias a largo plazo incluyen fibrosis pulmonar o asma. Y aunque resulte chocante, también se pueden sufrir molestias oculares.

Quienes están más en riesgo son las personas que ya tenían complicaciones en su organismo. Si sufres asma o tienes algún problema pulmonar diferente, es importante que te alejes lo máximo de la nube tóxica. No arriesgarse a sufrir los efectos supone solo alejarse del problema todo lo que podamos, así que es lo primero a tener en cuenta. Si vivimos en Seseña, cerca del cementerio, no estaría de más que nos fuéramos unos días fuera para evitar el contacto con los componentes químicos. También están en riesgo los ancianos y los niños, que como de costumbre son los dos grupos que más se preocupan en este tipo de incidentes. En los casos de notar cualquier tipo de malestar será importante acudir al médico o a un hospital lo más rápidamente que podamos para dar solución al problema.

¿Y a partir de aquí?

El fuego de Seseña está controlado y por ese aspecto no hay de qué preocuparse, pero en los próximos meses se podrá ver cuáles son las consecuencias de salud entre las personas afectadas. Se pueden producir problemas asmáticos en personas que hasta ahora nunca habían tenido esta dolencia. Si estos no desaparecen en un periodo de tres meses es posible que se sigan sufriendo para el resto de la vida. La fibrosis pulmonar y otras enfermedades también preocupan, pero si somos cuidadosos y contactamos con un médico al notarnos enfermos las posibilidades de evitar esta consecuencia serán notables. Tras el incendio de Seseña se espera que lo ocurrido ayude a concienciar sobre lo que podría pasar en otro tipo de casos como este donde quienes acaban saliendo peor parados son los ciudadanos. Ante todo os recomendamos mucha precaución.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz